El PRI suplanta a la SEV

* Los “aviadores” y el agravio  * Silva Ramos, autoincriminado  * Deuda nueva para matar deuda vieja  * Y la comisión para el gober  * Caso Rubí: la disculpa hueca de Javier Duarte  * La Potra chaquetera  * Deja a Yunes azul y se va con “El Cisne”  * Se vendió o la apretaron  * Lu-pilla con 100 promotoras

Con la venia de Don Beltrone o sin ella, con el aval de su amigo Aurelio Nuño o sin él, “El Cisne”, alias Alberto Silva Ramos, hace lo impensable: convertir al PRI en un ariete que suplanta a la Secretaría de Educación de Veracruz.

De los “aviadores” se encarga él. De la filtración de las listas se encarga él. De usar a los medios se encarga él. De revelar datos personales se encarga él.

Protagonista como es, tomó el caso de los “aviadores” del magisterio, lo personalizó en Miguel Ángel Yunes Linares, el acérrimo rival del duartismo, 4el vesánico diputado federal panista y desarrolló una estrategia de ataque mediático que rebasó límites hasta violentar la ley.

Hoy no se hace responsable de la divulgación de la identidad de los “aviadores”, muchos de los cuales no lo son, en una gesta que implicó al PRI de Veracruz, pues hay evidencia de que el diputado federal por Tuxpan se sobrepasó en su cruzada antiyunista.

Silva, por ejemplo, filtró información que está reservada a la SEV y trastocó la Ley Federal de Protección de Datos Personales, implicando en sus excesos al gobierno de su mentor, Javier Duarte.

Soltó una primera lista de 120 maestros, el lunes 26, que presuntamente no trabajan pero sí cobran, y que fueron incorporados al sistema educativo en tiempos en que Yunes Linares era secretario de Gobierno, en el régimen de Patricio Chirinos Calero, entre 1992 y 1998.

Casó el tema Yunes Linares con la existencia de “aviadores” e insistía en que en cuestión de horas se sabría quiénes eran los falsos maestros que habían sangrado al erario público. Para ellos una sanción. Para ellos la justicia.

Obvia la suplantación de la SEV por parte del PRI, el oficial mayor de la dependencia, Vicente Benítez González, entró al quite. Lo corrigió con un argumento que enviaba una señal clara: no se divulgan nombre ni cifras por tratarse de un procedimiento administrativo en curso. Y advirtió que los nombres estaban protegidos por la Ley Federal para la Protección de los Datos Personales.

Vicente Benítez también fue puntilloso. Y esta vez, ante los aceleres del “Cisne”, intentaba reorientar el caso:

“Todo aquel que tenga plaza y no la trabaje, que se preocupe, pues hemos encontrado un importante número de personas en esta situación y que no son de la actual administración”.

Y centraba el caso en el yunismo azul: “Por el momento se ha encontrado el mayor número en los años de 1992 a 1998”.

Y advirtió sobre quién tenía que divulgar la información sobre los “aviadores”:

“Se darán a conocer los nombres, fechas, montos. Obviamente no tiene que ser el PRI el que dé a conocer los nombres”.

Pasaron horas y nada. La SEV y Vicente Benítez se sostenían en que la lista de “aviadores” no se podía divulgar.

Lejos de menguar su embate, el líder del PRI en Veracruz insistió en que la lista de los 120 “aviadores” del chirinismo-yunismo se conocería antes de concluir el día. Y así fue.

Se divulgó. Había en ella nombres de prestigiados maestros, la mayor parte en activo, algunos ya fallecidos y algunos más jubilados. Fue una pifia con tintes de difamación, una filtración con tufo a “Cisne” que detonó el escándalo.

¿Violó o no “El Cisne” la Ley Federal para la Protección de Datos Personales? Sus textoservidores afirman que no, que la lista se filtró por otra fuente, quizá en la misma SEV o en alguna área del gobierno de Veracruz.

No es así. Hay evidencia clara que fue el líder del PRI en Veracruz quien armó la embestida y la soltó pese a ser alertado de que carecía de facultades para hacerlo.

Un correo electrónico que circuló profusamente el lunes 26 desde una de las cuentas usadas por el gobierno duartista para arremeter contra sus adversarios y críticos, llamada El Fisgón Jarocho, lo incrimina:

“Beto Silva cumplió su palabra y la hizo pública.

“La lista de los ‘120 AVIADORES’ que ingresó Yunes Linares a la SEV entre 1992-1998

“**En esos años las plazas del Sector Educativo se asignaban con la autorización del Secretario General de Gobierno, que era, Miguel Ángel Yunes Linares

“**La mayoría de los dados de baja han cobrado durante 20 años, con plaza pero sin trabajar.

“Tal como lo había anunciado por la mañana de este lunes, el dirigente estatal del PRI, Alberto Silva Ramos, la noche de este mismo lunes circuló la lista con los primeros 120 presuntos ‘aviadores’ cuyas plazas habrían sido otorgadas en los años de 1992 a 1998, en el sexenio de Patricio Chirinos Calero, pero que, de acuerdo a la normatividad entonces vigente, se entregaban con la autorización del Secretario de Gobierno, que en gran parte de ese periodo sexenal fue el actual diputado federal plurinominal panista, Miguel Ángel Yunes Linares.

En otra de las cuentas usadas para las campañas mediáticas contra sus adversarios, denominada Radio Bemba, se difundió, el martes 27:

“Se dará a conocer otra lista de 2 mil 173 ‘Aviadores’ más: Silva Ramos

“VERACRUZ, Ver., 27 de octubre de 2015.- El Presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alberto Silva Ramos, indicó que próximamente darán a conocer una lista de más de 2 mil ‘aviadores’ de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) quienes ingresaron cuando Miguel Ángel Yunes Linares era Secretario de Gobierno.

“Precisó que se trata de dos mil 173 nombres que cobran un sueldo ante la dependencia sin trabajar, y que fueron dados de alta entre los años 1992 y 1998, cuando Miguel Ángel Yunes Linares despachaba como Secretario de Gobierno.

“Dejó en claro que la Reforma Educativa obliga hacer pública la lista de aviadores que entraron a la SEV en tiempos del ex gobernador Patricio Chirinos”.

En esa cuenta de internet se enlista otra información que acredita que el líder del PRI en Veracruz habla por la SEV:

“Debe investigarse a Yunes Linares por plazas de aviadores: Beto Silva

“VERACRUZ, Ver., 27 de octubre de 2015.- Miguel Ángel Yunes Linares debe de ser investigado porque cuando era Secretario de Gobierno dio plazas a maestros y ahora están como aviadores, indicó el presidente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alberto Silva Ramos.

“Recordó que este lunes, Yunes Linares presentó una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) llena de notas periodísticas y por la noche se dieron a conocer los nombres de los aviadores desde 1992”.

La implicación es grave. Silva Ramos usa su cargo como líder del PRI para suplantar a la Secretaría de Educación de Veracruz en el caso de los “aviadores”.

Pero los “aviadores” no son tales. Cuando menos algunos de los enlistados refutaron a Silva y a la SEV. Son trabajadores en activo, incluso exhibiendo constancia de la dependencia, y otros ya fallecidos, como el maestro Alfonso Gorvea Soto, tuvieron una trayectoria limpia e intachable. La profunda investigación resultó un fiasco.

Silva Ramos incurrió en dos excesos clave: suplantó a la SEV y reveló datos personales.

No se trata de una acción anticorrupción sino de una embestida política, con la clara intención de denostar a Yunes Linares, quien de llegar al gobierno de Veracruz en 2016, les promete enviara Javier Duarte y a su pandilla a prisión.

“El Cisne” Silva no dice, por ejemplo, que el titular de Educación en ese entonces era Guillermo Zúñiga Martínez, recientemente fallecido, sacralizado por el duartismo por la fundación de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz.

Tampoco se va al cuatrienio anterior, el de Dante Delgado Rannauro, cuyo titular de Educación fue Flavino Ríos Alvarado, hoy secretario de Gobierno con Javier Duarte.

Lo que no se sabe es si el líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones lo avala, o si el secretario de Educación, Aurelio Nuño, su amigo, lo secunda.

Por lo pronto, “El Cisne Silva” suplanta a la SEV y viola la ley.

Archivo muerto

Otros 21 mil millones a la deuda de Veracruz. Autorizó el Congreso estatal que Javier Duarte suscriba nuevos créditos bancarios, dizque para pagar el 90 por ciento de la deuda heredada por el gobierno fidelista, de la que Javier Duarte fue artífice cuando era el zar de las finanzas estatales. Aplicó su mayoría calificada, con el voto de los priístas, sus satélites, el apoyo de la perredista Ana María Condado y la abstención de Cuauhtémoc Pola, de Movimiento Ciudadano. ¿Disminuye la deuda Veracruz? No. Con esos 21 mil 170 millones de pesos se cubrirá el 90 por ciento de la deuda fidelista. ¿Y el otro 10 por ciento? Ahí queda. O sea, es como tapar un hueco destapando otro. ¿Qué caso tiene pagar 21 mil millones y endeudarse por otros 21 mil millones? Pareciera que nada, pero en la operación hay comisiones subterráneas, moches al duartismo, como viene denunciando el diputado federal panista y azote de la pandilla duartista, Miguel Ángel Yunes Linares, tal como sucedió con la bursatilización del impuesto de la tenencia vehicular, el engendro de Javier Duarte, cuando Fidel Herrera era gobernador. Es una puñalada a los veracruzanos. Y lo es más porque le dan un cheque en blanco a Javier Duarte en tiempos electorales, sabida la capacidad para el saqueo, para el lucro, para la compra de votos, para destroncar a la oposición, para comprar candidatos. Terrible escenario: contratan deuda, pagan deuda y supuestamente todo queda igual. Sólo que mientras los 8 millones de veracruzanos apechugan la quiebra financiera, Javier y sus secuaces se agandallan una jugosa comisión derivada de los 21 mil millones de pesos… Humildad hueca la de Javier Duarte. Se disculpa con Aracely Salcedo y adelanta que el viernes tendrán diálogo cara a cara. Hecho trizas en los medios de comunicación, en las redes, en la calle, en las oficinas públicas, en todo Veracruz por sonreír con burla cuando la madre de Fernanda Rubí Salcedo Jiménez lo abordó, le reclamó qué hacía para dar con el paradero de su hija, levantada hace tres años en el antro Bulldog de Orizaba, el gobernador de Veracruz intenta reparar el error. Cede a la presión, le baja a la soberbia y muestra un rostro desconocido que es el que siempre debió tener. Pareciera pose. Pareciera un ardid para atenuar el vendaval mediático. Lo que sigue ahí, sin embargo, es la canallada contra Rubí, tildándola de amante de un líder Zeta, el tal Raúl Lucio Hernández, alias “El Lucky”, y de otros más, uno de ellos con el que supuestamente tuvo un hijo que murió apenas vio la luz. Rubí traficante. Rubí traidora a un cártel. Rubí entregada a los adversarios para no volver a ser vista. Esa es la historia que el duartismo estimuló en su habitual política de lodo. ¿Qué le dirá Javier Duarte a la madre de Rubí, Aracely Salcedo, cuando la tenga frente a él y le deba explicar que su gobierno infama, que su gobierno desprestigia, que su gobierno destruye la moral de los demás? Y luego los resultados. ¿Qué ha hecho su gobierno en tres años, independientemente de lo que tenga en sus archivos la Procuraduría General de la República, de donde supuestamente brotó la versión siniestra de que Rubí era amante de un narco? La disculpa está ahí, en Twitter. El disfraz de gente buena también. A ver si no le aflora su verdadero yo a Javier Duarte y el encuentro con Aracely Salcedo termina peor que como empezó… Chaquetera como siempre ha sido, Juana Isabel Morales Aguirre pasó en cuatro días del yunismo azul al tricolor cisne. Mutó y se mudó en un pestañeo. Cambió de piel la regidora perredista —esquirol en el partido del sol azteca, pues lo priísta lo lleva en la sangre— cuando apenas el sábado 24 aplaudía a rabiar al diputado federal panista Miguel Ángel Yunes Linares, en encuentro privado en Suites Maviel y luego en el hotel Holiday Inn. De ahí salió convencida de la alianza PAN-PRD, del trabajo de campo, a ras de piso, acercando a las bases al proyecto del demonio azul. Una llamada y La Potra se quebró. Dicen los insiders que fue Flavino Ríos el que recordó historias —¿acaso el crimen de su ex marido, Javier Gómez Gutiérrez, alias “El Potro”, en el que está implicada la hija, Damara Gómez Morales— y apretó tuercas. Si el PRI retiene la gubernatura en 2016, tranquis La Potra; pero si gana la elección Yunes Linares, es previsible que el asesinado del marido de Isabel Morales se esclarecerá. Y a correr… Lu-pilla Theurel ya trae a las promotoras del PRI. Convoca y le responden por lo menos unas 100. Este miércoles 28 se reunió con quienes fueron sus bases cuando su marido, Marco César Theurel Cotero —“Te rompo tu puta madre”— era alcalde de Coatzacoalcos, entre 2011 y 2013. Recibió a todas con una rosa, a las puertas del salón Tiffany. Les pidió trabajar por el proyecto de la diputación local. Ofreció puertas abiertas en su hogar. Es la primera reunión a la que acude Guadalupe Félix Porras y la asistencia de las promotoras fue mayor a lo previsto, como si la desmemoria cundiera, como si ya hubieran olvidado la patética gestión de Marcos Theurel en el ayuntamiento de Coatzacoalcos. Eran las 8:30 de la mañana. Y en horas de trabajo la acompañaba la síndica Alejandra “Peri” Theurel, su cuñada; el ex secretario de Marcos, Sergio Cortés y su hermana Rosario; representantes de la Fundación Ortiz; Leticia Zurita, conocida como La Chilanga; Giovany Auli; el ex director de Compras, Brian Carlos López Mendoza; Antonio Frías, Félix Molina Valle y Félix Martínez; personal de confianza que laboró con ella en el DIF municipal. Hubo compromiso de secundar su proyecto hacia la diputación local y acusaron amenazas de las huestes marcelistas que los intimidan vía telefónica. Y mientras Lu-pilla Theurel amarra el apoyo de las promotoras, el ahijado de Marcelo Montiel, Víctor Rodríguez Gallegos, se disfraza de mayordomo en las festividades de la colonia oaxaqueña en Coatzacoalcos. Insólito, Lu-pilla Félix compitiéndole al marcelismo…

[email protected]

[email protected]

www.mussiocardenas.com

Foto: Excélsior

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *