Secciones
Últimas
Populares

Javier Duarte, el helicóptero y el peculado electoral

Una vez más, Javier Duarte fue pillado. Lo captan en Martínez de la Torre, en helicóptero oficial, en pista privada, en horario laborable, junto a un candidato nocivo, el infumable priísta Edgar Spinoso Carrera, haciendo campaña, violando la ley. Se le ve a distancia. Lo rodean varios sujetos, unos ataviados de traje, otros de camisa en manga larga. Unos metros a su derecha, el helicóptero rojo. A su izquierda, dos camionetas color blanco.

 

* En la nave oficial, el candidato del PRI  * Otra violación a la ley  * El hotel y los permisos de Chiquiyunes  * Revuelta de promotoras contra Caballero  * Víctor Rodríguez agita  * Sigue secuestrada la esposa de Orozco Alor  * Cesan a policía agresor  * Esteban Valles suena; Alonso no  * Las firmas y el fraude

Una vez más, Javier Duarte fue pillado. Lo captan en Martínez de la Torre, en helicóptero oficial, en pista privada, en horario laborable, junto a un candidato nocivo, el infumable priísta Edgar Spinoso Carrera, haciendo campaña, violando la ley.

Se le ve a distancia. Lo rodean varios sujetos, unos ataviados de traje, otros de camisa en manga larga. Unos metros a su derecha, el helicóptero rojo. A su izquierda, dos camionetas color blanco.

Protagoniza el gobernador de Veracruz su enésimo escándalo, producto de su imprudencia, su logística imperfecta, que permitió observar que este miércoles 27, minutos después de las 3 de la tarde, andaba en campaña, abierto y burdo el respaldo al candidato del PRI.

Javier Duarte fue balconeado por el Partido Acción Nacional. Su dirigente, Jesús Mancha Alarcón, exhibió la fotografía que incrimina al gordobés, que evidencia el peculado electoral al usar bienes del gobierno de Veracruz para transportar al candidato priísta Spinoso Carrera, y advierte que es proclive a violar la ley.

Mancha dijo además que en la aeronave viajaron el gobernador Javier Duarte, el alcalde de Martínez de la Torre, Rolando Olivares, y el candidato del PRI-Partido Verde, Edgar Spinoso Carrera y que, mínimo, esa acción constituye un delito electoral.

Viralizó la redes la imagen delatora. Provocó embestidas de ambos lados, los panistas con oro en las manos y los priístas revirando con imputaciones de daño ecológico al alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, al otorgar permisos para construir un hotel en zona restringida de Boca del Río.

No es asunto menor lo que evidencia la imagen. Es prueba de que Javier Duarte poco aprendió de su gurú, Fidel Herrera Beltrán, sorprendido in fraganti, cachado en flagrancia como dicen en la jerga judicial, apañado cuando llevaba como invitado en el helicóptero oficial al candidato del PRI a diputado federal, Edgar Spinoso Carrera.

Horas después, la versión panista era difundida en los portales de los medios electrónicos, incluida la prensa nacional.

“El día de hoy miércoles 27 de Mayo de 2015 —refiere el comunicado del PAN— siendo aproximadamente las 3:30 pm un helicóptero propiedad del Gobierno del Estado de Veracruz, aterrizó en la pista aérea particular de la familia del alcalde de Martínez de la Torre, Rolando Olivares.

“En dicho vuelo arribaron el Gobernador del Estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, el alcalde anteriormente citado y el candidato de la coalición PRI-Verde Edgar Spinoso Carrera, entre otros.

“Este hecho constituye un delito electoral ya que estamos ante  un evidente desvío de recursos  del Gobierno del Estado en favor de un candidato.

“Además el Gobernador Javier Duarte incurre en una falta tipificada en el Código Electoral  al acompañar en días laborables a un candidato en reuniones de distinta índole.

“Ante esto el Partido Acción Nacional Veracruz, en voz de su presidente José de Jesús Mancha Alarcón,  le hace un llamado de civilidad al mandatario veracruzano y le solicita deje de enturbiar el proceso electoral poniendo a disposición de los candidatos del PRI-Verde los recursos económicos y materiales que son propiedad de todos los veracruzanos.

“Le solicitamos informe a la brevedad que es lo que hacía en compañía del candidato Edgar Espinoso volando en un helicóptero oficial en días laborables.

“Cabe hacer la puntualización que esto se da a escasos tres días de que el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle,  estuviera en esa ciudad acompañando a nuestra candidata a diputada federal por este mismo distrito, Alba Leonila Méndez y más de 15,000 personas que la apoyan.

“También destacamos la filtración de una casa encuestadora que arroja como resultado principal que el multicitado Edgar Spinoso Carrera se encuentra  10 puntos por debajo de nuestra candidata Alba Leonila Méndez.

“Estos dos actos, seguramente encendieron las luces de alerta en el PRI y por ende en Palacio de Gobierno, quienes en una burda maniobra de  Duarte de Ochoa para ‘apagar el fuego’  acudieron al distrito  para tratar de sacar adelante una campaña que de antemano sabe perdida”.

Sobre Spinoso Carrera pesan acusaciones de corrupción, malversación de recursos públicos, miles de millones desaparecidos cuando fue oficial mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz, señalado en las auditorías realizadas por la Auditoría Superior de la Federación e implicado en las denuncias por las que se espera de un momento a otro sean otorgadas las órdenes de aprehensión.

Su carnet de presentación es nefasto. Lo hace candidato pero a un penal de máxima seguridad.

Nada, sin embargo, le era ajeno a Javier Duarte. Cuando lo despidió de la SEV, de Casa Veracruz se filtraron las versiones de “traición a la confianza” y de “deslealtad”. Fuego amigo para exhibirlo en la prensa.

Fue la cabeza que ofrecía Javier Duarte a la organización Mexicanos Primero, de Claudio X. González, que advirtió que en Veracruz se robaban impunemente los recursos de la educación, dinero federal, dinero limpio en manos sucias.

Aún así, lo hizo candidato del PRI a diputado por Martínez de la Torre. Se enfrenta Spinoso a una candidata de arraigo, Alba Leonila Méndez Herrera, panista, ex diputada federal, ex diputada local, un baluarte entre los azules.

Spinoso no tiene carrocería para ganar. Apesta a imposición, a capricho duartista, a masoquismo puro cuando la elección federal implica la sobrevivencia del proyecto peñista, sus reformas estructurales, la permanencia del PRI en Los Pinos.

Javier Duarte no pensó en ello. Lo impuso y no midió la catástrofe que ayudó a construir. Y ante la masacre que viene, mueve su inmensa anatomía, usa un helicóptero oficial, trepa a Spinoso el espinoso e intenta ser el fiel de la balanza de la elección.

Acredita esa imagen, Duarte y Spinoso rodeados de corifeos, parados a unos metros del helicóptero oficial, el desdén del gobernador a la ley.

Tibia, la respuesta a los panistas son las imputaciones al alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, por la expedición de permisos para la construcción de un hotel propiedad de Francisco Arrieta Lerdo, en la playa turística Santa Ana.

Minutos después, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente trabó a Chiquiyunes, colocó los sellos de clausura en la construcción del hotel y dio pauta al festejo de los priístas.

Ya se ve que Javier Duarte no sólo usa helicópteros oficiales para ir por sus tortas de La Rielera a Córdoba. También hace campaña. Viaja en ellos. Trepa candidatos nocivos. Qué más da si lo acusan de peculado electoral.

Lo que está en juego es la libertad de uno de los capos de la pandilla. A Edgar Spinoso hay que preservarlo, darle fuero, no vaya a parar en un penal de máxima seguridad.

No sabe gobernar Veracruz. A eso a Javier Duarte no se le da. Pero violar la ley sí.

 




Archivo muerto

 

Inédita, reveladora, esa revuelta de promotoras de colonias contra el alcalde de Coatzacoalcos, Joaquín Caballero Rosiñol. Convocan a formar un sindicato, una organización desde la cual exijan servicios, relleno de calles, bacheo, agua, alumbrado. Al frente está Amalia Rodríguez, lideresa vinculada al subdelegado administrativo de la Sedesol federal, Víctor Rodríguez Gallegos, operador número uno de Marcelo Montiel Montiel. Su primera reunión ocurrió el 20 de mayo en la colonia San Silverio. Acudió el secretario de Gobierno, Oliver Damas de los Santos, quien sintió el nivel de la protesta, el resentimiento, el rencor. Es la primera. Habrá otras más. Cuentan las promotoras que Marco César Theurel —“Te rompo tu puta madre”— las atendía mejor. Y de entrada acuerdan que impulsarán a Guadalupe Félix de Theurel, alias “Lu-pilla”, hacia la candidatura a la presidencia municipal de Coatzacoalcos. Así de grave la revuelta… Mal y de malas el “general” Bermúdez. Le dicen dos diputados, José Ramón Gutiérrez de Velasco Hoyos y la inefable Mónica Robles Barajas de Hillman, que no generalice, que no criminalice a los desaparecidos. Sostiene Mónica Robles que Arturo Bermúdez Zurita (ABZ) no puede dar una declaración prejuiciosa. Joserra afirma que no se debe generalizar, ni aunque fuera ajuste de cuentas “porque nada justifica que se asesine a una persona”. Por eso, al secretario de Seguridad Pública de Veracruz le dicen el automático: abre la boca y mete la pata… A Jacqueline Rangel la plagiaron le miércoles 20. Había dejado a sus hijos en la escuela. Transitaba en su auto. De pronto se le cerró un auto; otro bloqueo cualquier intento de fuga. La bajaron y se la llevaron. Conmocionó a Minatitlán el rapto porque Jacqueline Rangel es esposa de Ricardo Orozco Alor, ex regidor priísta, el líder de la CNOP, ex director del ITESCO de Coatzacoalcos y ahora es director del Consorcio Clavijero, por obra y gracia del secretario de Educación de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado. Ha transcurrido una semana. Ricardo Orozco no denuncia el caso. Dice que es para evitar que le hagan algo a su esposa. En medio policíacos se filtra que hay negociación con los plagiarios, pero no avanza. Una semana después, el secuestro de Jacqueline Rangel sacude a Minatitlán… Le sigue pegando la violencia al PRI, a Javier Duarte, a la fidelidad. En Boca del Río secuestraron y mataron a Columba Campillo González. Hoy están desaparecidas Carmen Álvarez Zamora y Claudia Reyes Méndez. Salieron de su domicilio. Se dirigían a la feria de Ylang Ylang. Era domingo 24, hace ya cuatro días, y no se les volvió a ver. Sigue la violencia, el miedo, el rechazo popular a un sistema político que no sirve. Le pega a Carolina Gudiño, la princesa de Fidel Herrera, el ex gobernador de Veracruz, a quien el sultán del Golfo llevó con fraude a la alcaldía de Veracruz y ahora pretende ganar la elección de diputada federal en Boca del Río, el feudo de los Yunes azules. Irrita a los boquenses la inseguridad, la violencia, el baño de sangre, pero también que la pandilla fidelista intente imponer a Carolina Gudiño, de paso voraz por la alcaldía jarocha, el derroche, el despilfarro, el mal gobierno, el rey de la basura con salario de milloneta, cobijado, solapado, auspiciado por la nena de la fidelidad. La violencia impacta; la imposición de Carolina Gudiño, también… Respuesta a medias, la que da el ayuntamiento de Agua Dulce al caso Jair Negrete. Cesa a uno de los tres policías, Luis Alberto López Rodríguez, por la agresión denunciada por el ex reportero de TV Azteca Coatzacoalcos, hoy jefe de prensa de las Misiones Pontificio Episcopales. Le piden que radique su denuncia también en el ayuntamiento y que así intervenga la Contraloría. Luis Alberto López ya había sido dado de baja durante la alcaldía del panista Alejandro Torruco Vera y se le reincorporó. Según la denuncia de Jair Negrete, él y los otros dos policías involucrados en el conflicto, también causaron baja en el Sistema Nacional de Seguridad Pública por no haber aprobado los exámenes de confianza… Son 22 candidatos independientes en todo el país, y de ellos, dos se registraron en Coatzacoalcos. Dicho de otra manera, el distrito XI de Veracruz, o sea Coatzacoalcos, detenta el 10 por ciento de los candidatos independientes. Uno de ellos, Esteban Valles Martínez, según sondeo de intención de voto realizado por INFORME ROJO, está presente en el ánimo de los electores. No ganará la elección pero tendrá un buen cúmulo de votos. La lectura es que las firmas recabadas entre la ciudadanía, respaldadas con credenciales de elector, son reales y se reflejarán el 7 de junio, día de los comicios. Caso contrario, a Roberto García Alonso no lo siente la ciudadanía. Quienes lo recuerdan, es por su cargo de secretario de Gobierno de Marcos Theurel, parte del sistema priísta, y eso no suma. Tendrá baja votación. Hay sospechas de que las firmas que presentó ante el INE para obtener su registro son irreales. Habrá que ver si logra por lo menos 5 mil votos. Si no, es fraude…

 

[email protected]

www.mussiocardenas.com

twitter: @mussiocardenas