El fiscal Winckler: cuando la tripa manda

* Tilda de corruptos a diputados  * Estalla por los fallidos desafueros  * Obligado a retractarse   * Morena denuncia a Eva Cadena  * Tira el lastre para no naufragar  * Posible lavado de dinero: PRI  * Patricia Peña mal opera en Olmeca  * Morena se posiciona en colonias  * PAN: traición a Caro en Las Choapas  * Pacto Yunes-Tronco  * Otra renuncia en puerta

Hay alguien peor que Yunes: su fiscal Winckler. Más irascible, más tajante que su patrón, pregona que los diputados federales y locales, los que se negaron a desaforar a Tarek Abdalá y al alcalde de Fortín de las Flores, son, mínimo, “corruptos” y “dan vergüenza”.

Estalla el joven fiscal de Veracruz, impotente ante la aplanadora priista que libró de ser juzgado al ex tesorero de Javier Duarte. Antonio Tarek Abdalá Saad, el favorito de Karime Macías, la ex primera dama, se acogió a un amparo y a la complicidad del PRI para no perder el fuero y tener que rendir cuentas de por lo menos 23 mil millones de pesos robados en el régimen duartista.

Otro caso es el del alcalde de Fortín de las Flores, Armel Cid de León, imputado por descargar su fuerza brutal —más bruta que él— en la humanidad de su pareja amorosa. O sea, madreador y misógino.

Mala mañana, pues, la de Jorge Winckler Ortiz, este miércoles 3 al arribar a la Fiscalía de Veracruz, su feudo, y ahí ser cuestionado por los medios de comunicación y vaciar la tripa contra los diputados cómplices.

Describen las crónicas periodísticas a un fiscal irritado, que avanzaba con paso raudo, más que con ganas de llegar a su destino, de evadir preguntas y esquivar las grabadoras, eludir el asedio de la prensa.

A la primera, se lanza Winckler: los diputados son “una bola de corruptos, que hacen lo que quieren y dan vergüenza”. Su enojo partía del hecho de que tanto Tarek Abdalá como Armel Cid libraron los juicios de desafuero, uno en el Congreso federal y el otro en la Legislatura de Veracruz. Y los diputados, transgrediendo la ley, los dejan impunes.

Inédito, el episodio retrata al primer fiscal, antes era la figura de procurador, que en Veracruz categoriza a los legisladores como lo peor. Diario Presencia lo reseña así:

“En tono molesto, el fiscal respondió a los cuestionamientos de los medios sobre si pediría el desafuero de la diputada local de Morena, Eva Cadena (por los videos donde recibe millones, difundidos por el periódico El Universal): ‘Si hay las condiciones sí, pero ¿para qué? si todo votan en contra. Son una bola de corruptos los del Congreso’.

“Evitó confirmar si va tomar alguna acción legal, luego de que se desechó su juicio de procedencia en contra el alcalde de Fortín de las Flores, Armel Cid de León.

“Jorge Winckler arribó a la sede de la Fiscalía pasadas las 11 de la mañana. Una vez que bajó de su camioneta fue abordado por los representantes de los medios de comunicación que lo cuestionaron por el rechazo del Pleno al desafuero del priista, a lo que respondió: ‘los diputados hacen lo que quieren y son unos corruptos’ «.

En el diálogo en corto, Winckler traslucía un profundo malestar:

—Pero en el caso de tu solicitud de desafuero, ¿vas a hacer a hacer algo?

—Son unos corruptos y me dan vergüenza.

—¿Corruptos quiénes, todas las bancadas?.

—Pues los que votaron en no desaforar a alguien quien es presumiblemente responsable de un delito, alegando que tiene un amparo cuando eso es mentira.

—¿Va a pedir el desafuero de la diputada Eva Cadena?

—Espérenme, primero déjenme llegar a ver que están declarando. Felicidades por cierto, me encanta cuando hacen uso de su derecho.

—¿Va a pedir el desafuero de la diputada?

—Si hay las condiciones si, pero para qué si todos votan en contra esa bola de corruptos.

“En una segunda entrevista, más mesurado en sus respuestas, aseguró que la función de los legisladores es determinar si es procedente el Juicio de Procedencia, pero no deben valorar las pruebas, pues eso corresponde a las autoridades de impartición y procuración de justicia.

«Cualquier abogado —dijo Winckler— que tenga un mínimo de conocimiento de las condiciones de la nueva Ley de Amparo, sabe que no hay ningún juicio de Garantía o ningún juicio de amparo que pueda promoverse contra un procedimiento en el que se vaya a privar a un servidor público del fuero.

“Consideró que si hay los elementos para someter a una persona ante un juez no se le puede proteger alejando que está amparado, ‘eso es una vil mentira’.

Agregó: «y lo que hemos visto en el caso de Tarek Abdalá y de ayer (Fortín),  es una corrupción total, pero bueno esperemos que pasen los tiempos y les aseguro que en el primer minuto que dejen de tener fuero yo estaré pidiendo orden aprehensión contra esas personas y eso grábenlo y ténganlo bien claro”.

No tardaría en sentir la metralla. Lo acribillan los diputados, incluso los del PAN, los suyos, que reprueban la expresión y el exabrupto. “Corruptos”, duele.

Otros, más severos, plantean su remoción. Dice el diputado independiente, antes de Morena, Sebastián Reyes Arellano, que Winckler ha demostrado incapacidad para ejercer el cargo de fiscal. “Le falta más preparación”, aduce.

Sergio Rodríguez Cortés, del Partido de la Revolución Democrática, insta a someter a revisión el papel del fiscal. No sabe dónde está parado, le expresa. “No sabe qué hace ahí en la Fiscalía (…) Recordemos que el nombramiento es producto de la votación del pleno. Él sería un derivado o producto de la corrupción”.

Rechaza Rodríguez Cortés, aquel que reventó la alianza PAN-PRD, impulsada por Miguel Ángel Yunes, en 2013, a un fiscal que se confronta con el Poder Legislativo. Pone en evidencia que no respeta a los poderes públicos del Estado. “Es su postura política y está reprobado”.

Manuel Francisco Martínez, del Partido Verde, asegura que Winckler es incapaz de sostener la Fiscalía y por eso debe renunciar.

Los priistas le recuerdan que sin su aprobación, Winckler no habría llegado al cargo.

Denostado por todos, diputados y líderes políticos, hasta los colectivos que buscan a sus desaparecidos en las fosas clandestinas plantean que se debe ir.

Winckler recibió la puntilla cuando la fracción parlamentaria del PAN en el Congreso de Veracruz se posicionó:

“Reprobamos las expresiones vertidas por el Fiscal General, a quien dimos nuestro voto de confianza para que desde sus responsabilidades acate y cumpla las leyes que marcan sus atribuciones frente a dicho organismo que también goza de autonomía.

“Veracruz, y quienes vivimos en él, no queremos más confrontaciones. No queremos que se continúe desvaneciendo la figura de quienes ocupamos un espacio en la vida pública del Estado.

“Nuestro llamado es a la mesura y al respeto. Veracruz merece instituciones sólidas que den certeza a la ciudadanía. Invitamos al Fiscal General a que sume y no reste posibilidades desde la alta responsabilidad que le fue encomendada”.

Horas más tarde, Winckler Ortiz se quebró. Ofrecía una disculpa pública a los legisladores. “Mi declaración ante los medios de comunicación —dice— fue imprecisa e incorrecta”.

¿Imprecisa e incorrecta? No, fue acertada pero impolítica. A Tarek y a Armel los dejaron ir con argumentos legaloides y tramposos, abriendo el camino a que hasta Eva Cadena, con un amparo, evite perder el fuero.

“La Fiscalía General del Estado —agregó— respeta la autonomía y decisiones del Congreso del Estado, que son inatacables aunque no se compartan”.

Ya para qué. Impropio en un fiscal, Winckler dijo una gran verdad: la mayoría son corruptos y dan yergüenza, peor los que encubren a un Tarek implicado en la desaparición de 23 mil millones de pesos, el señor de la licuadora financiera para evadir fiscalización, y un madreador de mujeres como es el alcalde de Fortín, Armel Cid de León.

Un fiscal, sin embargo, no puede razonar con la víscera. Dejar que la tripa lo gobierne es letal.

¿Alguien peor que Yunes, más irascible, más tajante, así diga la verdad, confronte al Congreso federal y la legislatura de Veracruz, les reclame que no sean “corruptos” y que “dan vergüenza”? Sí, Jorge Winckler.

Lo que expresa es verdad, pero desde la Fiscalía no se puede hablar así. Y menos cuando el cerebro se fue a pasear.

Manda la tripa y Winckler se tambalea.

Archivo muerto

Tirar el lastre no basta. Así acuda Morena a la Fiscalía de Veracruz y denuncie a Eva Cadena Sandoval por meter las manos en la lana, exhibida en los célebres videos de El Universal, pierde el tiempo. Así no se lava la imagen. Este miércoles 3, acudieron los diputados locales del pejepartido a la Fiscalía General de Veracruz, instando a investigar a su ex compañera, a saber quién le dio los 500 mil pesos, cuyo destino serían los bolsillos del puro Andrés Manuel López Obrador; los 10 mil dólares y los 50 mil pesos del segundo video, y el millón que un empresario entrega a la diputada por el distrito Coatzacoalcos Rural, el de Las Choapas, por elaborar un dictamen a modo para modificar la ley ambiental y otorgar plazo hasta el año 2018 para adecuarse a la legislación federal sobre verificentros, que en el pleno no pasó. Morena pretende salvar el pellejo, evitar inmolarse por el escándalo de los sobornos y evitar el desplome que ya comienza a resentir en la intención de voto. Más o menos como decir que se castigue a Eva Cadena por torpe, y por dejarse pillar. En los tres videos hay diálogos que revelan que otros personajes estaban al tanto de los millones en juego. Morena, pues, se coloca en la Fiscalía de Veracruz, que es zona minada, que es terreno del yunismo azul. Y en el ámbito federal, pide el PRI hurgar hasta tocar el fondo del pantano. Que se esclarezca si los fajos de billetes entregados a Eva Cadena Sandoval encuadran en el delito de lavado de dinero. Obvio, el PRI quiere acribillar a Morena, aniquilarlo en el paredón, que el delito le sea fincado al partido de López Obrador… Ciudad Olmeca será, sin duda, el Waterloo del PRI. Ahí opera, o mal opera, u opera con torpeza, Patricia Guadalupe Peña Recio, alias la ex diputada cazamigrantes, cuya incapacidad no le dio en sus días de directora de Educación en el ayuntamiento de Coatzacoalcos ni para organizar siquiera el Desfile de la Primavera. Sin estructuras de promoción del voto, sin trabajo para neutralizar al PAN-PRD y a Morena, Patricia Peña va dejando un boquete de antología en el sector clave, donde habitan miles de familias, para ganar o perder la elección. Apuesta Carlos Vasconcelos Guevara al rasgo humano, a la despensa que alivie el hambre, a la atención médica al pobre, pero lo electoral en Ciudad Olmeca es un caos. Basta un caso: un evento infantil del hoy candidato tricolor, el domingo 30 de abril, fue el catalizador de las limitaciones de Patricia Peña. Debió llevar dos camiones atestados de simpatizantes. Uno apenas si lo pudo llenar; en el otro viajaban si acaso cuatro personas. Algo así como unos 40 votos para Vasconcelos de los habitantes de Olmeca, la zona del poniente de Coatzacoalcos con mayor población electoral… Gana espacio Morena en colonias de Coatzacoalcos, colonias clave para contender por la alcaldía. Se posiciona en la Hernández Ochoa, donde el viejo perredismo, hoy converso al lopezobradorismo, opera con todo para sumarle votos al candidato del pejepartido, Víctor Manuel Carranza Rosaldo. Ahí el PRI va a la baja. Ahí el PAN ni pinta. Esa franja fue zona de disputa entre el marcelismo y las huestes de Gloria Rasgado hace ya ocho años, en 2009, cuando por primera vez el PRD quedó fuera de la diputación federal para no volver a ganar la curul federal por el distrito 11, el de Coatzacoalcos. Hoy, en la Hernández Ochoa, la intención de voto favorece a Morena… Con la venia del yunismo, el disimulo de su líder formal, José Jesús Mancha Alarcón, el PAN consuma otra traición a Carolina López Aguirre, su candidata en Las Choapas. De improviso, modifican la planilla que contiende por la alcaldía para dar paso al Clan Roldán, otrora aliados de Renato Tronco, el minicacique hoy prófugo de la justicia por el crimen del ex regidor panista Alfredo Pérez Juárez. Tres posiciones de Carolina López de Pouchoulén, los primeros candidatos a regidores, fueron anuladas y en esos espacios fueron registrados familiares y allegados a los Roldán. Del caso se entera la candidata del PAN, se engalla, se irrita y advierte que de no reconsiderar habrá de renunciar. Está visto que los Roldán no juegan a ganar la alcaldía, pues eso sería tanto como atentar contra los intereses de sus amigos los Tronco, que esta vez impulsan a Miguel Ángel por el Partido del Trabajo. Lo suyo son las primeras regidurías que les aseguren, ganando o pediendo la elección, su ingreso al próximo cabildo municipal. Otra pifia de Yunes Linares. Ha de creer que pactando con el fidelista Renato Tronco le dará votos para el 2018 cuando se dispute la gubernatura de seis años y quizá su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, sea el candidato panista, así como los votos que tendrá que acarrear Yunes para la elección presidencial. El regreso al caciquismo fiel, con la venia de Yunes azul…

[email protected]

[email protected]

www.mussiocardenas.com

Foto: Presencia Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *