Secciones
Últimas
Populares

ITESCO: obligados a adorar a Peña Nieto



* Theurel desacata al Tribunal de lo Contencioso  * Cuentas chuecas en los carnavales de Coatza  * Rocío Nahle engañó a Rotter  * La candidata del PRD y Mariano Moreno  * Un pederasta opera votos para Das Pena Nieto

 

Al ITESCO —Instituto Tecnológico Superior de Coatzacoalcos— lo distingue su mala fama, historias de corrupción, tráfico de contratos millonarios por obras industriales que no realiza y el uso de su plantel escolar con fines electorales.

Su compromiso con el PRI es inquebrantable. Días atrás aportó miles de jóvenes para respaldar al candidato presidencial, Enrique Peña Nieto, desvencijado públicamente desde su visita a la Universidad Iberoamericana, corrido, autoincriminado en la represión en San Salvador Atenco, acusado de asesino, y desde entonces objeto de marchas de repudio en todo el país.

Aquí, frente a las muestras de rechazo al proyecto Peña Nieto, el priísmo de Coatzacoalcos orquestó actos de desagravio, un ejercicio inútil frente a argumentos tan sólidos del estudiantado nacional, el movimiento @YoSoy132, como la corrupción en el Estado de México, la imposición del candidato del PRI y el manejo turbio, sesgado, mal intencionado de los medios de comunicación, concretamente Televisa y TV Azteca, financiados con miles de millones de pesos.

Congregados por el PRI, el sábado 26, los estudiantes del ITESCO no podían faltar. Y si lo hacían, sabrían para qué es el poder. Horas antes, vía las redes sociales, inició la denuncia anónima de alumnos que advertían la presión de directivos y maestros para que acudieran a “respaldar” al candidato presidencial priísta.

Una de ellas apareció en Facebook y fue comentado profusamente en Twitter. Describía la sutileza con que se les obligó a integrarse al contingente de borregos de manera “voluntaria”.

“Soy estudiante del ITESCO y al igual que otros compañeros me siento inconforme ante los actos tan bárbaros que ‘OBLIGAN’ a hacer a sus alumnos, pues aparte de la cita el día de hoy a las 18:00 horas (ya publicada en #YoSoy132 Coatzacoalcos), también citaron este mismo día para una reunión en el Hemiciclo de los niños héroes en apoyo a EPN, los cuales, si no iban, los iban a ‘trabar’ tales fueron las palabras de los ‘maestros’ para obligarnos a ir. Yo por mi parte no me presté porque creen que nos pueden obligar a votar por EPN”.

No es todo. La coacción fue iniciada semanas atrás. Así lo cuenta el alumno que denunció el hecho, obviamente sin revelar su identidad, versión corroborada por otras fuentes.

“Hace unas 3 o 4 semanas, a ALGUNOS alumnos de esta misma institución, de forma ‘secreta’ se les pidió sus respectivas IFE (credenciales para votar) haciéndoselas regresar en 3 días. Esto por instrucciones de una de las autoridades de dicho plantel para que cada profesor cumpliera con 10 IFE a cambio de calificación aprobatoria”.

Pidió el alumno difundir ese comunicado, y así se hizo en Facebook. Concluyó con una frase lapidaria: “Es indignante que esto suceda en un INSTITUTO TECNOLOGICO”.

Es indignante pero no es novedoso. Su director es Juan Manuel Orozco, ex regidor priísta en el Ayuntamiento de Minatitlán que presidió la ex alcaldesa Guadalupe Porras David, el más corrupto en la historia de aquel municipio. El ITESCO representa una forma visible de manipulación estudiantil, cuyo auge se dio durante la campaña de Javier Duarte de Ochoa al gobierno de Veracruz.

En la parálisis por una crisis del transporte, derivada por el aumento unilateral de tarifas por parte de los concesionarios, el entonces candidato priísta Javier Duarte lucró y trató de sacar raja del conflicto. Hizo escala en su trayecto desde el aeropuerto de Canticas hacia el centro de Coatzacoalcos. Paró en el ITESCO, cuyos alumnos se hallaban en su interior sin poder abandonar el plantel, tácitamente secuestrados. Ahí ofreció Duarte intervenir y lograr una solución. Nadie le creyó.

Otra denuncia en la primera gira de Miguel Angel Yunes Linares, entonces candidato del PAN al gobierno de Veracruz. En el hotel Terranova, dos catedráticos del ITESCO denunciaron las formas de coacción para que alumnos y maestros se alinearan con el PRI, conminados a realizar proselitismo y a comprometer su voto. Tras la elección, el entonces director del plantel, Arturo Martínez Vega, aseguró hueso. En el gobierno de Javier Duarte fue designado director de Tecnológicos de Veracruz.

Hay más. En abril, los 5 mil 600 alumnos de ITESCO debieron aportar una piñata cada uno para diversos eventos del Día del Niño. O sea, 5 mil 600 piñatas. Nunca supieron cuándo y dónde. Presumen que el PRI las usará en actos de campaña para Peña Nieto y rémoras que aspiran a senadurías y diputaciones federales.

Milusos de la política, los estudiantes del ITESCO fueron también obligados a participar en el carnaval de Coatzacoalcos 2012. Integraron la comparsa más grande del mundo. Portaban camisetas con la leyenda Adelante, el programa del gobierno duartista. A todo lujo, al precio que fuera, la comparsa fue inscrita en los récord Guinnes.

No es el ITESCO una escuela más. Es un instrumento del PRI, del gobierno de Veracruz y del Ayuntamiento de Coatzacoalcos para acarearle votos hoy a Enrique Peña Nieto.

Sus alumnos son coaccionados por la buena o a la mala. Seducidos por puntos en la calificación, acceden a lanzarle porras al PRI; temerosos, en cambio, los estudiantes antipriístas, son sometidos bajo la amenaza de que se los van a “trabar” sus maestros a la hora de evaluar.

Su apoyo a Peña Nieto fue, pues, una farsa, un montaje mal armado. El repudio a las formas de control del priísmo se filtraron, permearon las redes sociales, y estallaron. El ITESCO no educa; construye soldados del PRI; corrompe desde las aulas; trafica calificaciones; cercena el espíritu crítico del estudiante y del docente.

¡Qué forma de pervertir la educación!

 




Archivo muerto

 

No irrita tanto a Marco César Theurel Cotero devolverle las comisiones que hace un año retiró, vía la pandilla PRI-PRD en el cabildo, a los regidores panistas Edgar Brito Molina y Eliseo Flores Gómez. Tiene atorado el tema de los carnavales 2011 y 2012, cuyas cuentas le exige transparentar Brito Molina. Sabe el alcalde de Coatzacoalcos que aquellos eventos fueron un negocio de regidores y funcionarios, Pulgoso Lagunes por delante, periodistas y hasta promotoras de colonias. Marcos Theurel ha sostenido que los carnavales no arrojan utilidades, que son para diversión de pueblo. Su falacia es evidente. Fue una sangría al erario público. Traficaron permisos al comercio ambulante, a restaurantuchos de medio pelo; periodistas y funcionarios dispusieron de las gradas sin pagar un solo centavo al comité organizador; promotoras de colonias comercializaron el servicio sanitario, los baños ecológicos. Emberrinchado, Theurel se resiste a regresar las comisiones a los ediles panistas. Incurre, así, en desacato al Tribunal de lo Contencioso Administrativo y  pronto se ventilará su rabietas en el Congreso de Veracruz, justo cuando el PRI se despeña… De nueva cuenta le toman el pelo a Armando Rotter Maldonado. Le ofreció el PRD que Rocío Nahle García, candidata a la diputación federal, respaldaría sus pretensiones de ser alcalde de Coatzacoalcos, en la elección de 2013, si eél le alzaba la mano, pero bajo bajo la mesa el compromiso de la “Llanera Solitita” es con el grupo Integra, y concretamente con Mariano Moreno Canepa, el inefable ex tesorero municipal por cuyas manos pasaron 2 mil millones de pesos en el Ayuntamiento encabezado por Iván Hillman Chapoy, y que nadie se explica dónde se invirtieron. Rotter fue objeto, por enésima ocasión, de una burla. Contra lo que suponga, no será candidato a la alcaldía. Rocío Nahle y el PRD lo usaron para brindarle un respaldo público, luego que interpusiera un recurso de impugnación por la imposición de la hoy candidata. La encuesta de popularidad simplemente no existió y vino el centralazo para la dama del PRD que provocó la irritación de las tribus perredistas, domesticadas, amansadas después, con un cuento de democracia y buenos deseos políticos. Rocío Nahle asegura que Iván Hillman se la debe. En 2006, doña Chío operó votos perredistas para la candidata del PRI, Minerva Montoya Rojas, de cuadra hillmanista. Hoy se quiere cobrar el favor. Cree en la hermandad en lo oscurito entre el PRI y el PRD… ¿Quién es ese pederasta, encargado de operarle votos a Enrique Peña Nieto en el distrito de Coatzacoalcos? Nada fino, de lenguaje altanero, patán de marras, usa los antros de diversión que ha fundado como gancho para atraer jóvenes varones, menores de edad, por supuesto, a los que obliga a brindarle placeres sexuales, so pena de despido o a cambio de unas monedas. Gay consumado, lo de menos es su orientación sexual. Pero que fije su atención en menores de edad, y los obligue a satisfacerlo, es un delito. Una pista: trabajó en el DIF municipal, funcionario de alto rango, y es protegido del alcalde Marcos Theurel. ¿Qué dirá Peña Nieto, el candidato presidencial del PRI, de que un pederasta le promueva el voto? Quizá nada. Es el “Nuevo PRI” que viene de regreso…