Alucina Bola 8, el alma negra de la sucesión

El aura oscura de Eric no es irreal. Sintetiza su maldad, lo tóxico, la soberbia y el agravio, sus venganzas, la liga al cártel, la inquina que acabó con la vida de la alcaldesa de Jamapa, el afán de perseguir. Y aún así, quiere inscribirse en la sucesión.
Alma negra destila veneno e inocula ponzoña tanto a rivales como a cercanos, al que increpa a Morena, al senador Monreal, a la prensa que no se arrodilla o al morenismo que no se termina de alinear.
Va de trapacería en trapacería Bola 8, Bola Mala, como los insectos que tejen redes mortales, o espiando al que puede, hurgando en la vida pública y también privada de los rivales. Para eso son los sótanos, las escuchas, el poder de la impunidad.
Y así quiere ser senador por Veracruz… o gobernador.
Acalambrado por la imputación de celestino del Cártel de Sinaloa, cómplice y protector de narcos, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, secretario de Gobierno, sale de la madriguera y arranca en el balconeo hacia 2024 cuando Sergio Gutiérrez Luna, el célebre payaso Gutierritos, presidente de la mesa directiva de la Cámara de diputados, le saca ya una ventaja fenomenal.
Aquel video en que habla el supuesto sobrino, amagado por los “de las cuatro letras”, y lo señala de patrocinar sicarios, abrir puntos de venta en la Cuenca, entregar droga y armas, lo hizo parlotear de más y tácitamente confesar que no se permitiría que un cártel llegara a ocupar el lugar de otro. O sea, el celador del Chapo Guzmán, Mayo Zambada y Los Chapitos resguardando la plaza del Papaloapan, ahí por el rumbo de Otatitlán, la tierra que lo vio nacer.
Tras ese desliz, Eric Cisneros se agazapó, le huyó a los lentes, esquivó los micrófonos, se amarró la lengua y aguardó a que el citado sobrino cayera en Cancún y lo presentaran sólo para decir que del parentesco nada es verdad.
Pero el fierro de los Chapos y el Mayo, marcado en su inmensa humanidad, ya no se lo podrá quitar.
Vuelve a la escena con episodios de política ranchera, sus peones en eventos de medio pelo, uno en Pánuco, otro en el Papaloapan, luciendo en ambos una ridícula gorra con el nombre “Erik Cisneros”, Erik con K, el vikingo que vino de Otatitlán.
Uno de los eventos, el de Pánuco, fue una auténtica promoción de imagen. En el trayecto a su destino se observaba su nombre en espacios y le aplaudían y acuerpaban los solovinos, las mascotas morenistas.
Pánuco es territorio zeta. Fue posición del Cártel del Golfo en los días en que Osiel Cárdenas Guillén detentaba el control absoluto, heredero de Juan Nepomuceno Guerra y Juan García Ábrego, amos de Tamaulipas y Veracruz hasta que ocurrió la escisión zeta.
Ahí no gobierno institución sino que se ejerce un cogobierno con el narco que atesora el control.
Su anfitrión fue el diputado federal Armando Gómez, un grillo menor, saltamontes de carrera que fuera contlapache de Ricardo García Guzmán, el “contralor tapadera” de Javier Duarte, según lo definió Miguel Ángel Yunes Linares, en sus días de campaña rumbo al gobierno de Veracruz, y que luego terminara siendo su aliado, dispensándole cargos y prebendas a los hijos de preclaro duartista.
Armando Gómez, tal como lo describe el periodista Marco Antonio Aguirre Rodríguez en su columna Místicos y Terrenales, es un chapulín nato. Dejó a los García Guzmán, pasó al Partido Verde Ecologista de México y de ahí al regazo de Morena, apostándole al más tóxico del obradorismo veracruzano, Eric Cisneros, alias Alma Oscura o Bola 8.
Armando Gómez es quien, junto a un grupo de legisladores morenistas, hizo alharaca exigiendo la expulsión del senador Ricardo Monreal Ávila de las filas de Morena por, supuestamente, urdir un golpe y sabotaje a Cuitláhuac García evidenciando el uso abusivo del delito ultrajes a la autoridad que mantiene en prisión a miles de inocentes en Veracruz.
A esa caterva de enanos, entre ellos Armando Gómez, les respondió Monreal con una frase demoledora: “Para mí es un timbre de orgullo que los corruptos y los violadores de derechos humanos me ataquen; es señal de que estamos caminando”.
Se intuye quién meció la cuna de los diputados morenistas que promovieron la expulsión de Monreal. Fue Eric Cisneros. Pero tras la respuesta del senador zacatecano, no volvieron a gemir.
Cisneros Burgos fue aún más explícito. Retomó lo dicho por el gobernador Cuitláhuac García, instando a Monreal y a su familia a implementar medidas para enfrentar la violencia en Zacatecas. Y se volvió a resbalar.
Se diferenció de Monreal por su origen priista. Se ufanó de no haber militado en el PRI. Aseguró ser de una “esencia diferente”.
“Yo nunca he militado en el PRI, no provengo en ese partido, respeto a los que están en ese partido. Yo no y por lo tanto tenemos esencias muy distintas. Como dicen por ahí, hasta en los perros hay razas”.
La metida de pata del secretario de Gobierno es brutal. En la raza de Monreal clasifica, por consiguiente, a Andrés Manuel López Obrador. Categorizados como perros, Monreal y López Obrador tienen su origen en el PRI.
Alma Oscura salta de pueblo en pueblo, Va de Pánuco a Papantla, a Cazones de Herrera, a Actopan, a Emiliano Zapata, y en Coatepec se muestra trepado en bicicleta a riesgo de destartalar el transporte.
La escena se repite en la Cuenca del Papaloapan. A Bola Mala le hacen comparsa alcaldes, diputados, pueblo iluso que porta la gorra de “Erik Cisneros”, el vikingo que vino de Otatitlán.
Peor que la lengua suelta de Cisneros Burgos, es su puño destructor. Su recomendada en la Fiscalía de Veracruz, Verónica Hernández Giadáns, hace de la procuración de justicia un asalto a la ley. Sus ministeriales golpean, asfixian, torturan, obligan al inocente a declararse culpable. Es el estado de terror.
Sus protegidos delinquen. Un abuso, cometido por su secretario particular, Jorge Alberto Chávez Méndez, causando un daño en un accidente automovilístico, dio pauta al encarcelamiento de seis jóvenes a los que se les imputó ultrajes a la autoridad. La acusación era falsa y fue lo que dio pauta a la irrupción del senador Monreal, denunciando el atropello, al fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la derogación de las agravantes que llevaron a prisión a miles de veracruzanos, el escándalo que le detonó a Cuitláhuac García, el más represor entre los bandoleros de Morena. Lo documenta todo la periodista Claudia Guerrero Martínez en su columna Entre lo Utópico y lo Verdadero.
Son caudales de agravios. Es la lengua sin freno. Es el constante ataque, la amenaza, la presión y la represión. Son los amagos contra la prensa que no se arrodilla. Fue la inquina contra la alcaldesa de Jamapa, Florisel Ríos Delfín, a la que le retiró la Policía Municipal aduciendo falta de certificación, aprehensiones de funcionarios municipales y la persecución a su esposo, hasta dejarla a expensas de sicarios que fueron por ella, le vaciaron sus armas y le dieron el tiro de gracia.
Bola Mala es un tirano. Es un tirano solapado, encubierto. Es un secretario de gobierno inútil, impreparado, estridente, incapaz de mantener estable la política interior de Veracruz.
Lo suyo es perseguir, cercar, maltratar. Lo suyo prender los fuegos y luego intentar sofocarlos arrojando bidones de gasolina. Y encima le cae la imputación de ser protector del Cártel de Sinaloa.
Y lo suyo es intentar ser candidato a senador por Morena, cerrarle el paso al diputado Gutierritos, y si Rocío Nahle pierde la bendición de López Obrador, apuntarse en la sucesión.
El aura oscura de Eric Cisneros no es irreal. Es la suma de todo lo tóxico que es.
Y así quiere ser senador… o gobernador.

Archivo muerto

Pela a Morena en la elección extraordinaria en cuatro municipios de Veracruz. En Tlacotepec de Mejía se proclama ganador el partido Podemos; en Jesús Carranza, Partido del Trabajo; Chiconamel sería para el Partido de la Revolución Democrática, y sólo Amatitlán quedaría en manos de la coalición Morena-PT. Antes de la jornada electoral, el “dirigente” estatal de Morena, Esteban Ramírez Zepeta, pregonaba que el partido obradorista vencería en los cuatro municipios. La realidad es otra. Insólito, el caso Jesús Carranza donde el candidato del PT, adversario de Morena, Pasiano Rueda, fue candidato desde la cárcel. Se le aprehendió por ultrajes a la autoridad luego de la elección constitucional, le sembraron armas y droga y lo acusaron de delitos electorales. Y aún así, el voto de su gente le estaría dando el triunfo sobre Morena y sobre los caciques de Nuevo Morelos, la familia Real. El candidato de Morena, Luis Alfredo Pacheco Peralta, es mayoral en uno de sus ranchos. En conteo de votos avanza en las juntas municipales del Órgano Público Local Electoral. Las proclamas provienen de los partidos contendientes, basados en sus actas de escrutinio. De confirmarse en el cómputo final, mal presagio para Morena. Un reflejo del desgobierno de Cuitláhuac García Jiménez, del abuso de su pandilla, del estancamiento de Veracruz, de la incesante corrupción, del estado de terror. Sólo hay que esperar… Cada semana, en Veracruz se reporta la desaparición de 35 personas. De ellas, según la Comisión Estatal de Búsqueda, es hallado el 70 por ciento, unas nueve personas; otras 11, no. La mayor parte de las denuncias por desaparición se refiere a varones, cuyas edades fluctúan entre los 22 y los 38 años de edad. Sigue el reporte: el 30 por ciento de los desaparecidos son adolescentes de entre 14 y 17 años, pero en muchos de los casos la ausencia es voluntaria. Las ciudades con mayor índice de desaparición son Córdoba, Orizaba, Xalapa y Veracruz… Pasmada, Alma Rosa Esparza no pudo, no quiso o no supo defender la Biblioteca Quetzalcóatl, que ahora queda en manos de Bienestar. Por más de 40 años fue centro de consulta, con un inmenso acervo cultural, un valioso soporte para un sector estudiantil. Y de pronto se lo lleva Bienestar. El operador del despojo es el secretario del ayuntamiento de Coatzacoalcos, virtual vicepresidente municipal, Samuel Ordaz Ortega. Su nombre figura en el oficio JB/159/2022, señalando que el personal de Bienestar Federal se presentó el 28 de febrero de 2022 “de parte del licenciado Samuel Ordaz Ortega”, a fue de que les fueran entregadas las instalaciones en calidad de comodato. El oficio está dirigido al alcalde Amado Cruz Malpica y sólo es una relación de hechos. Alma Rosa Esparza no objeta la entrega. Admite no saber cuál será el futuro del personal sindicalizado. Ni siquiera cita documento alguno por parte de Bienestar en el que se establezcan los criterios para la asignación de las instalaciones, las restricciones, el período de uso. Alma Rosa Esparza, la clásica funcionaria que no arregla, ni compone, ni descompone. Como si no existiera, pues… Contrato de cuatro meses, no más, a directores de departamento y jefes de área. Si no dan resultado, se van. Tácitamente, en ese lapso serán evaluados en los primeros 100 días del ayuntamiento de Coatzacoalcos. Algunos provienen del desastroso gobierno municipal del morenista Víctor Manuel Carranza Rosaldo, donde proliferaron las trastadas, los negocios, el silencio y el disimulo en temas torales. Amado Cruz Malpica, alcalde emanado también de Morena, concedió que algunos jefes de departamento repitieran en el cargo; otros van por primera a esa responsabilidad. Hacia finales de de abril, muchos quedarán fuera ya sea por incapacidad o por extralimitarse en sus funciones… De refilón, al líder de la CMIC lo sacude “El 80”, jefe de célula del Cártel Jalisco Nueva Generación. Liga a Luis Escamilla Aguilar, recién investido como presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en el sur de Veracruz, con abogados, contadores, notarios, hoteles, restaurantes y operadores —los Toledo— en una red de despojo de viviendas. “Estas porquerías —refiere el mensaje— son los que amenazan, extorsionan, quitan hoteles, bares, terrenos y casas a los ciudadanos y gente de trabajo de Coatza. Todos los de arriba están ligados al H y al Compa Chuy”. Y “El 80”, José Roberto Sánchez Cortés, suelta un par de amenazas más. No lleva ni dos meses al frente de la CMIC —tomó posesión el 2 de febrero— y Luis Escamilla, hechura de los Wade, dueños de la Sección 10 del sindicato petrolero, con sede en Minatitlán, ya se lleva su primer raspón. No es una ficha policíaca en las que desde la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz suelen inventarle cargos a los enemigos del morenismo. El que suscribe es un matón del CJNG, «El 80». El mensaje circula profusamente en redes sociales… ¿Qué tan cierto es que Rocío Nahle financió con 400 mil pesos la instalación de un restaurant en Atlanta, Georgia, Estados Unidos, a una periodista de Coatzacoalcos? Hay sabuesos que ya traen el expediente. Pero se formulan otra pregunta, aún más incisiva: ¿de dónde salieron los recursos: de su bolsillo o del peculio de Secretaría de Energía?…

[email protected]
[email protected]
www.mussiocardenas.com

Foto: La Jornada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *