Secciones
Últimas
Populares

Alcalde Carranza: el salario, la mentira, el cinismo


* Admite su sueldo es de 72 mil al mes  * Y dice que hasta podría ganar más  * Según el tabulador secreto, gana casi 98 mil  * Prensa: cuatro cabezas, cero resultados  * Audio: Tronco no le paga a sus operadores  * Corpi denuncia a los Prot  * Les revierte la agresión  * Otra succionadora para Morena en el sur

Ya con poder, Víctor Carranza es igual a todos, al priista que miente o al panista que engaña, el que pregona austeridad y derrocha o el que habla de los pobres, los olvidados, los marginados y dispara su salario de forma descomunal

Unos 72 mil al mes no están mal.

Y de eso, el 15 por ciento, dice, es para las universidades “ghost” de López Obrador.

Y otro 35 por ciento, cuenta, para asociaciones civiles que no identifica.

Y lo que quede, así sea una nimiedad, para el menesteroso y el abandonado.

“No vengo por un salario —refería el 28 de diciembre de 2017—. Vengo con la finalidad de servir a Coatzacoalcos”.

Y apuntaba:

“Gracias a Dios tengo ya un soporte —su jubilación en Pemex— y lo que haré es fomentar este servicio y hablo de austeridad para tener un tope y de ese tope mantenerse hacia abajo”.

Extremadamente cínico, admite hoy el alcalde que su salario es de 72 mil pesos, y por las horas que le dedica al cargo debería ganar más.

No labora ocho horas sino 24, presume. ¿No duerme?

Y estaría mejor si no se le hubiera atravesado López Obrador.

Habla Carranza de austeridad en el dispendio, de mesura en el boato y de equidad en el atropello laboral.

Austeridad, según la Biblia de Carranza, no es evitar el derroche.

Austeridad, según Carranza, no es mesura.

Austeridad, según el alcalde, son los salarios de oro para él y las huestes de Morena que ni los priistas llegaron a tener.

No iba, pues, por un salario pero lo propuso y se lo asignó.

Hoy aduce que en Petróleos Mexicanos su pago era mayor. Y no cuenta que ahí, donde llegó a ser superintendente de Recursos Materiales en el complejo petroquímico Cangrejera, enfrentó una investigación por autorizar la adquisición de partes con sobreprecio. Se le inhabilitó por un año y al final revirtió la sanción.

Por 12 minutos, Víctor Carranza enfrenta por primera vez el escándalo de la nómina de confianza, los salarios excesivos, la contradicción de un Morena que pregona gobernar para los pobres y se agandalla salarios de cuello blanco.

Por 12 minutos el alcalde escucha y responde. Lo cuestiona Enrique Burgos, de Liberal del Sur, retomando los reportajes de Ignacio Carvajal que documentaron el derroche a partir de archivos de nómina que evidencian que Morena en el ayuntamiento es como el PRIAN y la mafia del poder.

Por 12 minutos Carranza se transforma. Es Cantinflas.

Su salario —dice— es “agradable”.

Es —añade— el “parteaguas. No es quién gana más ni quién gana menos… Yo creo que el salario es lo que menos necesito en mi persona”.

“Si nos calificamos por un salario —refiere—, pues yo pediría más. Es un porcentaje mayor que el que regularmente se debe laborar, que son ocho horas al día. Creo que el compromiso es más que el salario. Si se merece o no se merece quedará cargo del mismo ciudadano”.

Y sigue:

“Hablar de cifras es hablar muy ambiguamente. Más que nada debemos enfocarnos en la responsabilidad que representamos cada uno de nosotros”.

Y del por qué fijó su salario en 72 mil pesos, apunta:

“Fue lo que yo… de acuerdo al tabulador que pudiéramos… comparando con todas las necesidades que hay acá… para ser justo igual… y que no me digan que puede provocar esto algo fuera de lo que digan no me alcanza el salario que me estás dando y tengo que realizar otra actividad posterior para poder compensar. Yo creo fue algo acorde a lo que fue nuestro medio.

“Yo puedo decir que mi salario está muy por debajo de otros funcionarios de otras dependencias públicas que están aquí.

“Es aquí ver que sea un salario agradable para provocar ese gran ambiente en el servicio público que damos nosotros”.

Ese ambiente agradable tronó cuando la nómina municipal saltó a las redes sociales, evidenciando un gobierno de Morena rico y un pueblo pobre. O al grupo morenista en la cúpula de oro, aplicando recorte de personal y ajuste salarial a los que menos ganan. O encubriendo a sus aliados, el Clan de la Succión, los Robles-Hillman cuyo parque ambiental Quetzalli se paga con recursos del pueblo.

Morena en el poder es como el PRI en el poder o el PAN en el poder.

Gana Carranza 72 mil pesos al mes.

Percibe la sindica Yazmín Martínez Irigoyen —maestra que pregona que hay que acabar con la desigualdad— 65 mil pesos mensuales.

Ganan los regidores 55 mil pesos al mes.

Y de ahí la pandilla de Morena: tesorero, 55 mil; secretario, contralor y coordinadores, 50 mil; directores A, 45 mil; oficial mayor, directores B, asesores A y consultores A, 33 mil; subdirectores, 30 mil; jefes de departamento A, asesores B y consultores B, 27 mil; jefe de departamento B, jefe de oficina, supervisores y coordinadores de área, 24 mil; especialista técnico A y especialista administrativo A, 20 mil; especialista técnico B y especialista administrativo B, 18 mil; analista técnico, 14 mil; analista administrativo 11 mil; auxiliar técnico, 8 mil 500; auxiliar administrativo, 7 mil 500; promotor, 6 mil, y ayudante general, 5 mil.

Bien pagados, los morenistas son una mina de oro para el proyecto de nación de Andrés Manuel López Obrador. De su salario, la mitad va a las cuentas de la asociación civil del Peje.

Iniciada la administración municipal de Víctor Carranza, todo aquel que amarraba empleo en el ayuntamiento de Coatzacoalcos debía acreditar su militancia en Morena. Tramitaban acta de nacimiento actualizada, CURP, copia de credencial de elector y su alta en el pejepartido.

Siendo militantes de Morena y asumiendo su cargo de confianza, la aportación es obligatoria.

Víctor Carranza es el alcalde mejor pagado en la historia de Coatzacoalcos. Su antecesor, el priista Joaquín Caballero, al que lo encubre y le otorga impunidad, percibía un salario de 800 pesos diarios más una compensación de mil 200 pesos más. En suma, 2 mil pesos al día, 60 mil al mes.

Pero hay más.

Carranza, según un tabulador hasta ahora secreto y de circulación restringida en el edificio de Tesorería, tiene un sobresueldo descomunal.

Su salario diario integrado (SDI) es de 3 mil 247.88 pesos. En total gana 97 mil 436.40 pesos.

Yazmín Martínez Irigoyen, según ese tabulador, percibe 87 mil 134.83 pesos.

Al secretario del ayuntamiento, Miguel Pintos Guillén, lo contempla con 65 mil 299.19 pesos, y a su hermano, el tesorero Mario Pintos Guillén con 72 mil 442.04.

Dirán Carranza, su séquito, su prensa, su página aplaudidora en redes, Vive Coatza, que no hay tabulador secreto. Así decían de los archivos de nómina que evidenciaron el salario brutalmente elevado del alcalde y su runfla, y al final lo tuvieron que admitir.

Atrapado, Carranza ya no pudo mentir.

Archivo muerto

Muchos padres para una misa. Ofician Mary Vázquez, Joel Arellano, Roberto Pérez y Cecilia Bocanegra. Y de los cuatro no hace uno. Su alcalde, Víctor Manuel Carranza, incurre en pecados diversos, el de omisión y la mentira, el engaño y el abuso de autoridad. Camina a ciegas Carranza, se trompica, se enreda, habla y ofrece, promete y no cumple. Y así por cuatro meses ya en que el ayuntamiento de Morena en Coatzacoalcos hila e hilvana errores y negocios, una absoluta simulación. “No mentir, no robar, no traicionar al pueblo”, postula la biblia pejista y es la conducta pública del presidente municipal. Y los cuatro padrecitos de la Comunicación Social sumidos en el pasmo, sin una sola acción para recomponerle la imagen al alcalde Carranza. Mary Vázquez Guízar —prima de Gonzalo Guízar, el diputado federal que aprobó el gasolinazo, don Andrés Manuel— es coordinadora de asesores y consultora política, pero tácitamente es un cero a la izquierda; Joel Arellano, el coordinador de Comunicación Social, pierde el tiempo en grillas y espionaje a su personal y a la prensa incómoda; Roberto Pérez, que mejor se dedica a lo suyo, escribir columnas de apoyo al equipo pejista, a sus candidatos, a su mentora, Rocío Nahle, que por algo no lo sostuvo en el cargo y permitió que lo degradaran, y Cecilia Bocanegra, que donde va seguro hay bronca, los cuatro son una sangría para el erario. Sus salarios suman casi 150 pesos al mes y no hay resultados. Mary Vázquez, 50 mil; Joel Arellano, 44 mil; Roberto Pérez, 30 mil; Cecilia Bocanegra, 24 mil —no 44 mil como señala la nómina filtrada—. Y el alcalde Carranza en el peor de los descréditos, sin una obra medianamente digna, con acciones fuera de la ley, tejiendo negocios para los compadres de la candidata al Senado por Morena, Rocío Nahle. Mucho padres para una misa y el alcalde no termina de arrancar. Cuatro fiascos mientras la imagen del alcalde Carranza se va a pique, sea por el negocio descarado de la limpia pública, rentando unidades recolectoras o adquiriéndolas a espaldas del cabildo, o atrapado en el escándalo de los salarios descomunales de la burocracia mayor, tirándole una que otra migaja a los morenistas que gastaron la suela caminando en la promoción del engendro político que hoy gobierna a Coatzacoalcos. Cuatro inútiles que le cuestan un buen billete a la sociedad… Así que Renato Tronco paga a destiempo a su estructura electoral, evade los retroactivos, o no les paga, y aún así promete una quincena más luego de la elección del 1 de julio, la que, hágale como le haga, perderá. Un audio, que ya circula en fuentes del panismo, evidencia el sistema de pagos del candidato de la coalición Por México al Frente, integrada por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, a diputado federal por el distrito de Coatzacoalcos, pagos que habrán de reflejarse en la contabilidad del choapense si no quiere enfrentar una sanción por faltar a los lineamientos financieros del proceso electoral. Otra operadora reclama que todo el tiempo de campaña, y aún desde la precampaña, no ha recibido un solo peso. Y ante el incumplimiento su estructura completa ya es requerida en Morena. Queda constancia en el audio que el Señor de los Muertos incumplió en el pago puntual y en el retroactivo, profundizando una crisis con sus operadores de campaña, que perciben que este arroz ya se quemó.… Desde una celda de Villa Aldama, El H sigue frío. Y acá, el Golden Bull, el gimnasio del hijo del zeta, recupera sus aparatos deportivos, luego de nueve meses de que la SEIDO lo incautara bajo el cargo de que ahí se lavaba el dinero producto de actividades ilícitas de Hernán Martínez Zavaleta. A la vista de todos, la noche del domingo 29 de abril, fueron sustraídos los equipos mediante una maniobra nada sutil. Un cristal de gran dimensión fue retirado y colocado sobre la cornisa del edificio propiedad del ex síndico y ex funcionario fidelista, Roberto Chagra Nacif, amigo del líder zeta, y por ahí se realizó el embarque hacia un camión de mudanza. La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, tácitamente anda en la luna, y el Comandante H recuperando sus bienes. Y así el caos judicial. Hace meses que el restaurant Port House, también propiedad de Roberto Chagra, donde conferenciaban él, el H y la Beba Chagra, sufrió la violación de los sellos de clausura. Y la PGR out. Hoy es el Golden Bull el que queda libre y las imágenes y videos corren por las redes sociales. Y peor aún, otros gimnasios y restaurantes sirven de lavadero y nadie los toca. Cuentan que desde Villa Aldama, el penal de máxima seguridad, Hernán Martínez no deja de maniobrar. Y ahora sólo que el H salga y le vaya como a Zeferino Almendra Delgado, alias El Sicario, que con una fianza iba a enfrentar su juicio fuera del penal. Unos minutos libre y el traca-traca lo envió al más allá… Golpeado, asediado, Rodolfo Corpi salvó su vida de milagro aquel domingo en Villa Allende, literalmente asaltado por Javier Prot Cabrera y una banda de rufianes. Hoy los lleva ante la ley. Un día después del ataque interpuso su denuncia. Su relato —del que aquí, en INFORME ROJO, se dio cuenta el 24 de abril; “más que una agresión, un atentado”— revela el nivel de violencia de Javier Prot, el asedio y la agresión aquel día cuando Rodolfo Corpi Lara acudió a la congregación a asesorar a su amigo Rodrigo Hernández Galván, entonces candidato a la agencia municipal, con cuya familia mantiene una amistad de años. A Corpi no le hallaron ni una boleta electoral en su poder como gritaban Prot y sus compinches; no atropelló a ninguna mujer embarazada como bramaban los violentos; no tenía armas; huía del lugar por las agresiones de que fue objeto en cuanto llegó al salón Happy donde se hallaban siete casillas en que los Prot supervisaban que el voto fuera abierto, violando el principio constitucional de secrecía. Pudo abordar su camioneta y en la persecución era embestido por un taxi y otro vehículo. Y ya no pudo avanzar. Una piedra lanzada con saña quebró el cristal de su automóvil y dio en su cabeza provocando un edema cerebral que lo postró en cama varios días. Fue denunciado y también denunció. Acusó Corpi a los primos Prot —Noriel y Javier—, antes priistas, hoy al servicio del PAN, por la brutal agresión. Y tarde o temprano los van a consignar. Corpi asumirá en breve la diputación local pues es suplente de Amado Cruz Malpica, quien contenderá por su reelección bajo las siglas de Morena. O sea, Corpi con fuero y los Prot sin nada… ¿Quién es esa dama, de reciente incorporación a las lides políticas, pillada cuando trasladaba a Xalapa 600 mil pesos que servirían para sufragar gastos de la movilización al mitin de Andrés Manuel López Obrador en Córdoba? Lo de menos sería que fueran de su tesoro personal, pero no. Los tomó del erario público. Otra succionadora en Morena en el sur…

[email protected]

[email protected]

www.mussiocardenas.com

Foto: Plumas Libres