Secciones
Últimas
Populares

Por andar en la grilla, oculta Duarte desenlace fatal de niña secuestrada


* Desde hace dos días habría aparecido el cuerpo de Karime Cruz * El “novio” de la tía, habría sido detenido, torturado y muerto * Un sector de la prensa se prestó a frenar la difusión del caso * No quería que se apestara su reunión con Gamboa Patrón y Osorio Chong

Coatzacoalcos, Ver.- Qué le importa a Javier Duarte si un secuestro, el de la niña Karime Alejandra Cruz Reyes, irrita a la sociedad, o si su eventual muerte sin confirmación oficial aún provoca la ira del pueblo, si él, con sus dotes de comediante, la broma en los labios, es el mejor anfitrión de senadores del PRI y Partido Verde, de Gamboa Patrón, de Osorio Chong y de la cúpula del poder.

Su fiesta no puede ser opacada. Y por ello, en Coatzacoalcos el aparato judicial calla ante la oleada de protestas, unas en las calles, otras en las redes sociales, por la pasividad de la Procuraduría de Veracruz, y peor aún, frente a las versiones periodísticas de que la niña fue ultimada junto con su tía, Mónica Teodora Reyes Baruch.

Por dos días, jueves 28 y viernes 29, el gobernador Javier Duarte de Ochoa concentra en Boca del Río al senado priísta y verde ecologista, a su líder, Emilio Gamboa Patrón, a secretarios del Gobierno Federal, al de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Tiene en su agenda, incluso, al procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, y a funcionarios de alto nivel.

Duarte es divertido. Hace reír al Presidente Enrique Peña Nieto. Y a quien sea, pues esa es la virtud del gobernador de Veracruz.

Lo que no hace bien es gobernar. Veracruz es un caos. La pobreza sigue, la deuda continúa y la violencia apabulla a la sociedad. Veracruz está inmerso en una ruina moral.

Alejandro Cruz y Nora Reyes Baruch lo viven en carne propia. Su hija Karime Alejandra desapareció el 7 de julio. Iba acompañada de su tía Mónica Teodora Reyes Baruch y la última vez que se les vio fue en una tienda Oxxo, en la colonia Guadalupe Victoria.

Cansados de tocar puertas, hartos de la indiferencia del aparato judicial, organizaron una marcha. Caminarían el viernes 22 por la avenida Zaragoza, convocarían a la sociedad a sumarse y repudiarían la indiferencia oficial.

Entonces la Procuraduría de Veracruz ofreció una recompensa de un millón de pesos a quien proporcione datos que lleven a la captura de los plagiarios de Karime Alejandra, de tan solo cinco años de edad.

Su intención era disuadirlos de realizar la movilización. Vano esfuerzo pues la marcha se realizó. Y ahí se exigió al gobierno de Javier Duarte resultados inmediatos, saber el paradero de la niña o su desenlace final.

El procurador Luis Ángel Bravo Contreras se comprometió a emitir la Alerta Amber. Y que lo haría a nivel nacional.

El lunes 25, la protesta arreció. La madre de Karime Alejandra reveló que la alerta fue parcial, para Veracruz y ocho entidades más. La Procuraduría le ofreció seguir el procedimiento y hacerla nacional. La alerta se emitió 47 días después de la desaparición de la niña.

LOS PRIMEROS RUMORES

Dos días más tarde, el miércoles 27, durante una reunión de seguridad encabezada por el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, trascendió que existían indicios de que los cuerpos de Karime y su tía Mónica Reyes habían sido hallados, aunque sin rastros de los plagiarios.

Horas después, con el impacto a todo nivel en las redes sociales, el portal Imagen del Golfo, filial de Diario del Istmo, subió una información en la que aludía a la muerte de la pequeña, a partir de fuentes extraoficiales.

Bajo el título “Habrían encontrado muertas a Karime y su tía en Coatzacoalcos”, Imagen del Golfo daba por hecho el asesinato de ambas:

De manera extraoficial ha trascendido que la menor Karime Cruz y su tía Mónica Reyes Baruch habrían sido encontradas asesinadas en una casa de seguridad de este puerto; las fuerzas policiales mantienen cateos en otras locaciones buscando a los autores de este crimen que impactó y desató protestas y marchas en la ciudad de Coatzacoalcos.

El caso de la menor Karime Alejandra Cruz Reyes y su tía Mónica Reyes Baruch desaparecidas desde hace más de 50 días está a punto de resolverse en las próximas horas aún cuando los resultados no sean los esperados por las autoridades pues el objetivo era encontrar con vida a la menor y a su familiar.

Este miércoles de manera extraoficial y a través de las redes sociales se corrió la versión de que la menor y su tía habían sido encontradas muertas en una casa de seguridad, incluso al conocerse el rumor el Secretario de Seguridad Pública Arturo Benítez Zurita, salió abruptamente de la reunión que sostenía con el sector empresarial en Coatzacoalcos en el Hotel Terranova, para investigar el rumor sin embargo no confirmó ni desmintió la versión que corrió como fuego entre reguero de pólvora.

Los padres de la menor Alejandro Cruz y Nora Reyes Baruch, llegaron este miércoles a la reunión en el Hotel Terranova, acompañados por el fiscal , Jorge Obrador Capellini, quien está a cargo del grupo de investigación de la Policía Ministerial que trae el caso y ya cuentan con buenas pistas y es posible que en las próximas horas, el procurador de justicia Luis Ángel Bravo Contreras de información sobre el resultado de las investigaciones.

La Procuraduría de Justicia en el Estado anda tras la pista de dos sujetos uno apodado “El panadero” y el otro un taxista que mantenía relaciones con la tía desaparecida y son los que participaron en el plagio de la menor para pedirle un rescate a los padres de Karime, pero al parecer el asunto se les salió de las manos y al verse descubiertos habrían actuado de otra manera.

Este miércoles la Policía Ministerial centraba sus investigaciones por el rumbo de la colonia Iquisa, en donde esperaban una orden de cateo de un juez para proceder a entrar a un domicilio en donde se cree que podrían estar algunos de los que participaron en este proditorio, hecho que mantiene consternados a los habitantes de Coatzacoalcos.

Minutos después, Imagen del Golfo bajó la información. Sin embargo, diversos portales que la habían retomado, entre ellos Foro Coatza, aún la mantienen al alcance de sus lectores.

LA VERSIÓN DEL SEMANARIO LA RED

A la mañana siguiente, el jueves 28, el semanario La Red difundió la versión del hallazgo pero con mayores detalles. En ella se alude a una posible participación de la tía, Mónica Teodora Reyes Baruch, en el secuestro, su vinculación con uno de los asesinos, Miguel Alberto Lemarroy Gutiérrez, alias “El Charro”, y la muerte de ambas.

Su información es la siguiente:

El secuestro de la niña de 5 años, Karime Alejandra, habría sido planeado por Miguel Alberto Lemarroy Gutiérrez, “El charro”, y Jorge Salinas, “El panadero”, y la tía, Mónica Teodora Reyes Baruch.

“El charro” y Mónica eran novios.

Y ella fue la de la idea ante las deudas que tenía en casas de empeño.

Ella propuso el “tiro” a su novio y se buscó de socio al panadero.

Se da el secuestro y la menor reconoció al novio de la tía; fue cuando tomaron la decisión de asesinarla.

La tía de opuso, además, no consiguieron el dinero del rescate, por eso la tía se echó para atrás, lo cual el Charro lo vio como traición y por eso también le dieron muerte.

Las dos estarían enterradas en la casa de El Charro, en la colonia Luis Echeverría, calle Alfredo Bonfil, detrás de la escuela conocida como la ETI.
Después de la marcha (viernes 22), la policía, no se sabe de qué dependencia, detuvo a “El charro”, lo calentaron, y murió, o se les pasó la mano o lo chingaron a propósito, no se sabe.

El cadáver de este fulano apareció encostalado el lunes pasado, en Minatitlán, y lo tienen en SEMEFO a punto de ser enviado a Fosa Común… no lo reclama nadie.

Antes de que muriera en manos de la policía, el charro contó todo el móvil e involucró a la tía.

La policía busca a el otro cómplice, “El panadero”; pero no se sabe nada.

EL CASO EN LAS REDES SOCIALES

La noche del miércoles 27, los padres de Karime se dieron a la tarea de obtener una confirmación sobre el hecho o un desmentido. Divulgaron en Twitter y Facebook que el gobierno de Veracruz les aseguraba que no había tal y que las investigaciones continuaban.

Sin embargo, a la mañana siguiente, tras conocerse la versión fatal publicada por La Red, la polémica se trasladó a las redes sociales.

Mussio Cárdenas Arellano, titular de este portal, retomó la versión de La Red y cuestionó sobre la intención del gobierno de Javier Duarte en negar el crimen de ambas secuestradas.

Señalaba que el gobernador había optado por negar el desenlace para no “apestar” la reunión con Gamboa Patrón y destacados priístas en Boca del Río.

Cárdenas Arellano alertaba que sería hasta el sábado 30, cuando ya hubiera concluido la reunión de senadores y funcionarios del gobierno federal, que se daría a conocer la suerte de Karime Alejandra y Mónica Reyes Baruch.

Algunos de sus comentarios en Facebook fueron los siguientes:

“Que uno de los plagiarios de la niña Karime fue detenido. Lo interrogaron, se les pasó la mano y ahora está en la fosa común, en Minatitlán, según publica La Red.

“O sea que la policía del procu Luis Ángel Bravo Contreras sigue torturando”.

Otro:

“La Red da la ubicación de la casa en que podrían estar los cuerpos de la niña Karime y su tía Mónica, en la calle Alfredo V. Bonfil, colonia Luis Echeverría, atrás de la ETI.
“¿Ya habrá ido el MP y la policía a verificar, a confirmar o a descartar?
“Mínimo, ¿no?
“¿O se trata de darle largas al asunto?”.

Uno más:

“Por razones políticas, el desenlace del secuestro de la niña Karime Cruz se dará a conocer el próximo sábado.

“El gober Javier Duarte no quiere que se le apeste la fiesta con Gamboa Patrón, Videgaray y la cúpula priísta.

“Y mientras, le dan falsas esperanzas a los papás.

“Se necesita ser perverso”.

Otro:

“La diputada Mónica Robles dio línea: primero, bajar de Imagen del Golfo la nota del hallazgo de los cuerpos; segundo, que ningún reportero aborde el tema y diga que la niña Karime Cruz fue ultimada hasta que lo haga oficial el procurador.
“Que fue una petición del gober-bola Javier Duarte.
“La información de Diario del Istmo sujeta a sus enjuagues políticos.
“Y por lo pronto, la familia, los amigos y la sociedad creyendo que la Procuraduría están trabajando.
“Perversos y algo más”.

Este otro:

“La tía de la niña Karime Alejandra Cruz Reyes enfrentaba juicios civiles. Uno de ellos, el 0362/2014. El demandante es Alejandro Salazar y Madrigal. Se ventilan en el Juzgado “Segundo de Primera Instancia de Coatzacoalcos.

“O sea que la hipótesis de las deudas que traía encima Mónica Teodora Reyes Baruch es cierta”.

Rectificó:

“Corrección: El juicio que enfrentaba Mónica Teodora Reyes Baruch era en el Juzgado Segundo Menor de Coatzacoalcos”.

Otro:

“La tía de la niña Karime Alejandra Cruz Reyes, Mónica Teodora Reyes Baruch, fue emplazada dentro del juicio 0362, el 19 de junio de 2014. La última actuación fue el 4 de julio de 2014. Tres días después, el 7, desapareció”.

Uno más:

“Uno de los supuestos plagiarios de la niña Karime Alejandra Cruz Reyes, Miguel Alberto Lemarroy Gutiérrez, fue emplazado a comparecer ante el Juzgado Cuarto de Primera Instancia, dentro del juicio 2063/2009. Junto con él se emplazaba a Luis Fernando Guízar Valladares, ex regidor de Coatzacoalcos y hermano del ex diputado federal y local y actual líder estatal del Partido Encuentro Social, Gonzalo Guízar Valladares”.

LA ANGUSTIA DE UNA MADRE

“Quiero saber la verdad, por favor, ya díganme si mi hija está bien o no”, dijo Nora Reyes  Baruch, madre de Karime Alejandra, al periodista Ignacio Carvajal, de diario Liberal del Sur, al saberse las versiones de que los cuerpos de su hija y hermana habían aparecido enterradas en la casa de uno de los plagiarios.

Horas después de la difusión de la notica del hallazgo de los cuerpos, sin que las autoridades judiciales confirmaran el hecho, Nora Reyes volvió a expresar:

“No sabemos nada de esa información, no tenemos idea de donde salió. Le estamos llamando al procurador pero no nos contesta. Queremos saber, que nos digan si eso es verdad”.

EL CHARRO, UN MALANDRO

Un usuario de Facebook, vecino del lugar, señaló que la fotografía del supuesto asesino de la niña no corresponde a Miguel Alberto Lemarroy Gutiérrez, sino a Miguel Alberto José Hernández “y era un pájaro de cuenta malandro de la Transístmica”.

De acuerdo con versiones recogidas en juzgados de Coatzacoalcos, “El Charro” tenía por lo menos 20 ingresos al penal de Coatzacoalcos.

Sea como sea, al gobernador Javier Duarte lo único que lo inquieta es su reunión política con los senadores priístas y verdes, con funcionarios del gobierno federal y el impacto mediático del cónclave político.

Una vez concluido, el sábado 30 se dará a conocer el desenlace del secuestro de la niña Karime Alejandra y su tía Mónica Teodora Reyes Baruch.

Foto: Comunicación Social Gobierno de Veracruz