Secciones
Últimas
Populares

Itesco: la mafia está herida


* Persiste Ricardo Orozco en sabotear  * Los nueve que alteraron calificaciones  * El cuñado, inmiscuido  * Protesta sin moral  * Amenaza zeta  * O del jet-set ligado al H  * Concluye la farsa de hambre de Javier Duarte  * Cae 40% el empleo en el sur  * Constructor de Carvallo cobra y se va  * Se llevó 21 millones

Sucia misión la de Felipe Rangel. Vende calificaciones y las altera, falsea el kárdex y convierte alumnos basura en estudiantes de alto nivel, todo un fraude moral. Sucia misión la del cuñado cómodo de Ricardo Orozco, el capo del Itesco.

Su despido es el detonante en la enésima crisis del Instituto Tecnológico Superior de Coatzacoalcos, sacudida la mafia que por años decidió los destinos de la institución, que la usó como operador electoral del PRI y fuente enriquecimiento de quienes controlan cada movimiento, cada paso, cada decisión que ahí se da.

Es Felipe Arturo Rangel Cardosa uno de los nueve funcionarios cesados al ser detectado el fraude con las calificaciones, otorgadas con la firma falsa de una ejecutiva del Itesco a alumnos que nunca se pararon por el aula escolar.

Es Felipe Rangel el personaje de perfil subterráneo a quien el ex director Ricardo Orozco enfila a ser su sucesor en el control del sindicato del Itesco. Será una vez que la actual secretaria general, Ana Isabel Hernández Jacobo, deje de serle útil al capo y su mafia.

Ese dardo ya impactó. Lo lanzó la directora del Itesco, María Inés Núñez Monreal, exhibiendo la bajeza moral del delfín con otros ocho funcionarios y docentes más, el comité que modificó ilegalmente las calificaciones de un grupo de alumnos.

Golpea a Ricardo Orozco. Si no logra reinstalarlo, pierde al sucesor.

Con el cuñado cómodo fueron cesados el ex director general, José Luis Sánchez Toral; ex director Académico, Eduardo Cancino Nolasco, y la jefa de control escolar, Yolanda Leos del Ángel, así como los docentes Eduardo Oliverio Ruiz González, Uri del Rosario Hernández Gil, Olivia Palomec Cinta, María Estefani Guerrero Sánchez y Pedro Salvador Rodas.

Su caso recrudece el enfrentamiento entre la mafia duartista y la directiva designada por el gobierno yunista azul, entre el grupo que bajo el amparo del ex gobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado, medró y lucró políticamente y la dirección del plantel que a medias a podido meter orden.

Con Flavino Ríos a su lado, Ricardo Orozco no sólo se adueñó del sindicato del Itesco. Lo transformó en un ariete para controlar la institución. Pasó así de líder sindical a director general, relevando a Arturo Martínez Vera, que aceptó dejar el cargo a cambio de que Yolanda Leos fuera designada en un espacio de alto nivel.

Orozco afianzó su poder cuando transformó al Itesco en un apéndice del PRI, enviando al alumnado a promover candidatos, a votar masivamente, a cuidar casillas, a participar en el fraude electoral.

Y de ahí brincó a otras ligas. Una fue Consorcio Clavijero, cuando Flavino Ríos era secretario de Educación en el gobierno de Javier Duarte, y más adelante director de Transporte Público cuando se produjo un megafraude con el otorgamiento de placas de taxi.

Su paso por el Itesco es delincuencial, pervirtiendo la función del catedrático, asignando horas de clase sin cubrir el perfil profesional, u obligados a integrar equipos de labor social en colonias populares, o realizar operación electoral.

Nada le cuesta a Ricardo Orozco sostener la estructura electoral. La paga el Itesco. Sus cuadros directivos son en realidad sus cuadros de campaña, como ocurrió en 2016 cuando contendió y perdió por escaso margen contra Morena en la diputación local de Minatitlán, su cuna política.

Con ese bagaje, fue el rey hasta que el PRI perdió el poder.

Diciembre de 2016. Llega Miguel Ángel Yunes Linares al gobierno de Veracruz y Ricardo Orozco es destituido. Y sin tener representación sindical —Ana Isabel Hernández Jacobo es la lideresa formal— se ve obligado a maniobrar desde las sombras.

En nueve meses, el Itesco va de crisis en crisis, provocadas por la resistencia de la mafia sindical a ceder ante los cambios determinados por la nueva directora, María Inés Núñez Monreal.

Sobre María Inés hay lodo a granel. Acusada de todo, agraviada como mujer, enfrenta paros de labores del personal docente y administrativo, reclamos sindicales, acusaciones de falta de pago, pago a destiempo.

Qué nivel en quiene se supone imparten educación.

Así la reacción de una mafia sindical herida, que ve que los privilegios se esfuman, que observa cómo se extingue el control que detentó en los tiempos del duartismo.

Hoy es el caso de los nueve funcionarios implicados en la venta de calificaciones, entre ellos el cuñado cómodo, Felipe Rangel, el delfín.     

Con él planea Ricardo Orozco perpetuarse. Con Felipe Rangel ha de marginar a la lideresa actual, Ana Isabel Hernández, de nula efectividad, cuestionada y exhibida. Lo único que supo hacer fue colocar a su mamá, sin preparación ni perfil, como jefa de la biblioteca.

La rescisión de contrato fue el detonante. La primera reacción fue bloquear la carretera antigua Coatzacoalcos-Minatitlán. Y de ahí la embestida en redes, denostando y agraviando a María Inés Núñez. Por delante la bajeza, la difamación.

“Algunas calificaciones fueron alteradas. El año pasado rescindieron a algunos maestros porque precisamente no se quisieron prestar a la alteración de esas calificaciones de alumnos que no habían acreditado sus materias, expresó la directora del Itesco.

“Cuando yo llego, parte de estos docentes que habían sido despedidos en el semestre del 2016 se reinstalaron otra vez como trabajadores de la institución y entonces ellos quieren checar qué pasó con alumnos que habían reprobado y se dan cuenta que esos alumnos ya tenían en su kárdex aprobadas sus calificaciones”.

Hubo suplantación de calificaciones. Incluso se usó el nombre de una funcionaria que meses atrás había causado baja.

Otro ingrediente que detonó el caos fue el descuento de la cuota sindical. Por años, a cada trabajador se le descontó el 2.5 por ciento de su salario. En realidad, el estatuto marca que debe ser el .5 por ciento. Todo el tiempo les han robado.

Son las corruptelas de Ricardo Orozco, herido por el despido de su cuñado, el que falsea calificaciones, al que necesita en activo para concretar el relevo en el control del sindicato del Itesco.

Nada lo inquietaba hasta que se determinó su cese, acusado de vender las calificaciones, alterar el historial del alumno, transformarlos de estudiantes chatarra en figuras de excelencia aunque no hayan pasado por las aulas ni tengan un gramo de idea de la carrera en la que están matriculados.

Sucia la misión de Felipe Rangel. Sucio el cuñado cómodo del capo del Itesco.

Hay caos. La mafia está herida.

Archivo muerto

Amenaza zeta o pseudozeta. Circula en Whatsapp texto que anuncia la ejecución de este columnista. Va: “¡¡¡Coatzacoalcos!!!!!!. Somos los que venimos a recuperar el ¡¡¡Territorio!!! De nuestro patron ¡¡¡El H!!!.Vamos por todos los traidores. Vamos por los comandantes de SSP y Fuerza Sivil que nos pusieron el dedo. Vamos a cortarle la cabeza a todos los periodistas que  han publicado puras mentiras…vamos por ti Mussio Cárdenas …te has cagado fuera de la vacinica con el patron…te haz metido con su familia…la familia es sagrada musioo. En pedasitos te van a recoger…ya te llevo la madre hijo de la chingada. Para todos aquellos que andan robando, asaltando y secuestrando se los va a llevar la verga. La limpia comienza. Ciudadanos antes del 15 coatza estara libre de estas lacras. El patron el H esta mas presente que nunca. Atme. COMANDO  DEL H”. Despide tufo a un Pulgosín Lagunes, escudero del Clan Chagra, la familia que insertó a Hernán Martínez Zavaleta, alias Comandante H o El H, en el jet-set de Coatzacoalcos. Desde la masacre de cuatro niños en la colonia Nueva Calzadas, derivada de la ejecución de Bernardo Cruz Mota, lugarteniente del H, pasando por la aprehensión del líder zeta en Cárdenas, Tabasco, remitido a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), INFORME ROJO ha dado seguimiento a las implicaciones del narco con el jet-set de Coatzacoalcos; los Chagra convertidos en arrendadores de un inmueble donde el H instaló el gimnasio Golden Bull; el restaurant Port House, donde solían reunirse sus propietarios Roberto Chagra y Mathiano con Hernán Martínez Zavaleta, y con ellos la Beba Chagra, prima del ex síndico municipal; las fotografías en que posan connotados políticos y socialité con el jefe zeta, y la aprehensión y liberación de la célula delincuencial que secuestraba, asesinaba y traficaba droga, que culminó con la ejecución de Zeferino Almendra Delgado, alias “El sicario”, 20 minutos después de haber abandonado el penal Duport Ostión para seguir su juicio en libertad. El viernes 1, aquí se abordó que son tres listas de familiares, socios y allegados bajo investigación de la SIEDO. “Son tres listas y en ellas la SEIDO va por todos, por malosos y por falsos ciudadanos honorables, los preclaros miembros del jet-set de Coatzacoalcos. Integra documentos clave de Hernán Martínez Zavaleta, alias El H o el Comandante H, el líder zeta que ordenó la masacre de los niños en la Nueva Calzadas, acusado de trasiego de droga, robo de combustible, de secuestro, extorsión y homicidio; de sus familiares y subalternos, de sus prestanombres y de los operadores financieros, un contador, un arquitecto, un restaurantero, un constructor, dos dueños de antros y hasta el staff de matones, que en su momento aparecieron en operaciones de supuesta compra de inmuebles. Va la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, según esas listas, por los acaudalados del jet-set, por los Chagra y sus socios, sus ligas familiares, hasta su ‘asesor’, alias Pulgosín Lagunes. De todos hay ya carpetas de investigación que se integran con un cúmulo de información”. Y ahora la amenaza. ¿De los Zetas, del jet-set o de Pulgoso? INFORME ROJO dio seguimiento al thriller y lo seguirá haciendo, guste o incomode a quien sea. Va el caso a las instancias que conocen las entrañas del narco y sus ligas con el círculo de poder político, y que procedan de acuerdo a la ley… De lengua, aunque estuviera en huelga de hambre, Javier Duarte se comía un plato. Decía el ex gobernador de Veracruz que no dejaría el ayuno. Lo pregonaba así, el miércoles 30 de agosto: “No voy a levantar la huelga de hambre aunque el domingo mis signos vitales disminuyeron a un estado crítico. No voy a detenerme hasta que mis ex colaboradores privados injustamente de su libertad, puedan tener las medidas cautelares que el nuevo sistema de justicia penal contemplan y que puedan llevar su proceso legal en libertad tal y como la ley lo señala”. Hasta en eso es un fraude. Levantó la supuesta huelga de hambre —señalan que sólo perdió 15 gramos— este domingo 3. Llevaba 17 días su show  cuando dijo sentir mareos y náuseas. Le diagnosticaron deshidratación. Presentaba presión arterial de 50/80 con riesgo de sufrir un shock hipoglucémico. Una más de Javier Duarte, saqueador y embustero que llevó a la quiebra a Veracruz… Oscuro panorama para el sur. Cae el empleo en un 40 por ciento y urgen las inversiones para evitar que el fin de año sea el peor en mucho tiempo. Lo plantea el líder del Consejo Coordinador Empresarial, José Antonio Wilburn González, alertando sobre la crisis que impacta por igual al dueño de empresa que al trabajador. Ni la reconfiguración de la refinería de Minatitlán, ni la construcción de Etileno XXI, fueron el detonante que se esperaba. Hoy son las Zonas Económicas Especiales, cuya empresa ancla estaría operando en 2018 y de ahí otras a lo largo del Istmo de Tehuantepec. O sea, por allá del año 2020 la planta laboral estaría entrando en equilibrio. Funesto futuro en del sur de Veracruz… Algo así como 21 millones de pesos, o más, se embolsó famoso constructor, cuyo padrino, Jorge Carvallo Delfín, operó el contrato de obra en los días en que Javier Duarte desgobernaba Veracruz. Arrancó los trabajos, justificó el pago del anticipo y voló. Si acaso aplanó el terreno para simular que la obra iba en camino, pero no hizo más. Quienes lo vivieron refieren que nadie reclamó los 21 millones de pesos, ni se aplicaron las fianzas, ni se obligó a Carvallo ni a su rufián protegido a devolver el anticipo de una obra tasada en total en más de 50 millones de pesos. Y así como esas, cientos de trastadas del régimen duartista y priista que, vía Héctor Yunes Landa, sueña —sólo sueña— con regresar…

[email protected]

[email protected]

www.mussiocardenas.com

Foto: El Heraldo de Coatzacoalcos